Cristina se verá con empresarios españoles a solas

Descartó participar en foros empresariales; buscan relanzar una relación complicada
Pese a los conflictos del último año, potenciados por el aún irresuelto proceso de expropiación de Aerolíneas Argentinas, la Argentina y España preparan para la semana próxima la escenificación de un relanzamiento de la vapuleada relación bilateral.

Será el lunes y el martes próximos, en una visita de Estado que hará Cristina Kirchner a Madrid, en la que sobresale una batería de reuniones en privado y de tono secreto con los principales inversionistas españoles en la Argentina, más una inusual presentación pública de la jefa del Estado ante todo el espectro político español.

Según supo LA NACION de calificadas fuentes de ambos países, el símbolo -y la foto- que ambas partes planean exhibir como emblema de la recomposición será un discurso de unos 40 minutos de la jefa del Estado ante el Congreso español, que se reunirá en pleno por primera vez en el año para escuchar, luego de las palabras de la mandataria, el panorama de la crisis financiera que hará el presidente José Luis Rodríguez Zapatero.

"Hay contados antecedentes de este tipo de gestos. Será un símbolo importante del rumbo que anhelamos para la relación", se entusiasmó ayer un funcionario oficial que será parte del viaje.

A eso se sumarán encuentros con los reyes de España, Juan Carlos y Sofía de Borbón; con el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, y con Zapatero, primero a solas y después en compañía de las primeras líneas de los dos gobiernos.

Altas fuentes oficiales de ambas administraciones confiaron a LA NACION que todos esos gestos de entendimiento mutuo estarán acompañados por una agenda económica caliente... y no tan amistosa.

La Presidenta, que se alojará en el Palacio del Pardo, decidió no incluir en su visita ninguna presentación en foros empresariales, como sí lo hizo en sus viajes anteriores, siguiendo la tradición de Néstor Kirchner.

Cristina Kirchner se verá con el grueso del empresariado de la península en reuniones privadas y bilaterales, organizadas para encontrar soluciones a tres cuestiones centrales: la resolución del caso Aerolíneas, el futuro del triple play [servicio de telefonía, internet y TV por cable, todo brindado por el mismo operador] en el país y el ingreso de Telecom Italia a nivel global en el grupo Telefónica de España.

Las negociaciones en torno de Aerolíneas, en proceso de expropiación, podrían incluir un capítulo de resarcimiento al grupo español Marsans, que se discute en estos días previos al viaje.

Por estas horas, la Casa Rosada y Marsans buscan un acuerdo en torno de un contrato que la empresa española firmó en octubre de 2007 con la fabricante de aviones Airbus para dotar de aeronaves a Aerolíneas y Air Comet. El Estado podría adquirir parte de los aviones que el grupo español encargó a la fabricante europea. Si el acuerdo se concreta, el Estado pagará a Airbus por los nuevos aparatos y Marsans podrá recuperar la seña que puso cuando firmó el contrato con la proveedora.

El caso de Telefónica y su ingreso a la provisión del triple play en la Argentina incluirá un fuerte impulso político de Zapatero. Y lo mismo ocurre con la situación de Telecom Italia en Telecom Argentina.

"La fusión de Telecom Italia y Telefónica fue autorizada por la comisión europea y también fue aprobada en Brasil. Faltan respuestas del ente regulador argentino", dijeron fuentes españolas.

Comentá la nota