Cristina trajo 400 millones para seguir calentando la campaña.

El gobernador se mostró satisfecho luego de la visita de la presidenta.
Celso Jaque vivió un día de gloria: en menos de dos horas recibió un desembolso de 400 millones de pesos por parte de la Nación en lo que constituyó el primer guiño fuerte de los Kirchner para enfrentar al archienemigo común: Julio Cobos.

Así, a un mes de las elecciones, el gobernador se dio el gusto de mostrar que su obediencia valió la pena porque consiguió los fondos para dar luz verde a la construcción de la línea de alta tensión Comahue-Cuyo, la doble vía en la Ruta 40 hasta Malargüe, fondos para descomprimir el colapso de la prestación del servicio de agua potable a través de la Planta Potabilizadora Benegas y dinero para una nueva estación ómnibus, un viejo anhelo de los sanrafaelinos.

Ante más de 2 mil militantes que participaron a través de una pantalla gigante instalada en el Centro de Congresos y Exposiciones, Jaque y los candidatos a legisladores que pelearán el próximo 28 de junio recibieron la bendición de la señora K.

Esta vez los discursos, en especial el de Jaque, estuvieron centrados en una fuerte crítica a la administración cobista. "Los mismos que ahora nos critican son aquellos que antes anunciaban cosas y no las concretaban", fue una de las frases repetidas hasta el cansancio por el mandatario. La verdadera fiesta peronista comenzó a las 18.45 y terminó cerca de las 20, con uno de los discursos con mayor contenido proselitista de los que se haya podido escuchar. Junto a las obras también se escuchó que "Argentina mantuvo estable el empleo a pesar de la crisis", y que "seguimos liderando en nivel de exportaciones". No hubo nada de autocrítica.

Desde el mediodía. La fiesta peronista se vivía desde el mediodía en el ingreso al Centro de Congresos y Exposiciones, a unos 20 kilómetros de la Ciudad. Dos pantallas gigantes, una en el interior y otra afuera, sirvieron para que unos dos mil militantes y un centenar de personas que se dispusieron en las inmediaciones del lugar aplaudieran cada uno de los anuncios K.

Jaque dolido. El discurso del gobernador en San Rafael fue atípico respecto a lo que nos tiene acostumbrado. Rememoró una y otra vez que la obra había sido anunciada por Cobos en el pasado, pero además se quejó por las críticas que recibe todos los días. También cargó contra la oposición a su gobierno y contra los que no opinan como él.

"Algunos hablan desde la política, otros desde los medios de comunicación y con claros ojetivos políticos. Pero el mendocino que trabaja, el que estudia, el que día a día debe seguir trabajando, no piensa lo mismo", dijo y demostró estar convencido de que su gestión recibe muchas críticas y poco análisis.

"Usted es nuestra hada madrina que nos está ayudando a obtener los recursos para esta obra", dijo inclinando la mirada hacia la presidenta. Jaque y Cristina subieron al escenario central escoltados por los candidatos a diputado y senador nacional en primer término del PJ, Adolfo Bermejo y Omar Félix, que compartieron el segundo plano con todos los intendentes justicialistas entre los que se mezcló Omar Parisi, del Partido Demócrata.

Pero además coronaron la caravana de unos 300 funcionarios que colmaron las localidades del Centro de Congresos, los gobernadores de San Juan, Neuquén y Río Negro –José Luis Rioja, Jorge Sapag y Miguel Saiz–. Una de las mayores sorpresas vino de la mano de una pantalla dispuesta para participar en videoconferencia con el primer mandatario de La Rioja, Beder Herrera, que estaba inaugurando la Red Recreo La Rioja, otra de las obras que aportará a la red eléctrica nacional.

"Hasta ahora Mendoza y San Juan estaban limitadas a recibir la energía por un solo ducto lo que ponía a las provincias en aprietos de cara al crecimiento", dijo la presidenta minutos antes de comenzar a hablar de las obras.

Por esos momentos, la presidenta subió al escenario y trató de calmar a Jaque que ya había lanzado todo su rosario de reclamos. "Les recomiendo algo acerca de las viscicitudes que comentó el gobernador. Algo que me dijo otro presidente: ‘Si te ponés a leer todos los días lo que dicen todos los diarios vas a perder valioso tiempo que podrías emplear en trabajar para los argentinos’".

Cristina recalcó: "Esta es la tercera o cuarta vez que vengo y todas las veces que vine lo hice con cuestiones concretas para los industriales, los bodegueros, el sector agrícola", dijo.

Las obras. La concreción de las obras fue el eje del discurso con fuerte tono proselitista. Primero habló del sistema Comahue-Cuyo que constará de una línea eléctrica de 500 kilovatios, de 707 kilómetros de extensión, que vinculará las estaciones transformadoras Agua del Cajón (Neuquén), Los Reyunos (San Rafael) y Gran Mendoza. El proyecto también contempla ampliar todas estas instalaciones. Esta conexión con el mayor polo energético de Argentina es de suma necesidad, ya que dotará de mayor confiabilidad al sistema nacional eléctrico y permitirá cerrar así el anillo de interconexión nacional. Con la concreción de la línea Comahue-Cuyo, Mendoza se asegurará una doble alimentación energética que mejorará notablemente la calidad del servicio al disminuir los cortes del suministro. Esto, porque la electricidad sólo se transporta a Mendoza desde Córdoba, a través de la línea Centro-Cuyo, la cual no presenta el nivel de confiabilidad adecuado a los requerimientos actuales.

Además, el emprendimiento repercutirá en una rebaja de los costos de la electricidad, porque la energía originada en Comahue competirá en el mercado cuyano y, por lo tanto, sus tarifas deberán adaptarse al escenario local. Otra de las ventajas se da en la posibilidad cierta de exportar el suministro a Chile, con las ventajas económicas que eso implica. Además Cristina, habló de la anhelada nuena terminal de ómnibus –firmó la cesión de terrenos–, los fondos para extender la doble vía por la ruta 40 a Malargüe y para ejecutar la planta potabilizadora Benegas Godoy Cruz, además de otras redes cloacales.

Pero no sólo las obras ocuparon parte del discurso presidencial: también puso sobre la mesa los 12 aumentos que se practicaron sobre las jubilaciones en los últimos 6 años, las jubilaciones para amas de casa y para quienes no completaron sus aportes. También habló del empleo, el índice de desocupación y la precarización laboral. También hizo referencia al endeudamiento que tenía el país y el momento en que su marido, Néstor Kirchner, pagó la totalidad de lo adeudado al Fondo Monetario Internacional.

"Soy la presidenta de todos los argentinos, de los que me votaron y los que no. El año pasado batimos récord de superávit comercial, quinto país en inversión extranjera directa, y además se nos vino la crisis de manera tempestiva de la que estamos por recuperarnos. Somos uno de los dos países en el mundo que no hemos aumentado la desocupación con relación al primer trimestre del 2008", dijo minutos antes de terminar su discurso en medio de uno de los días más políticos del 2009.

Comentá la nota