Cristina tomó la bandera del progresismo

Cristina tomó la bandera del progresismo
Reivindicó su política de estatizaciones y dijo que no se “amilanará” ante los que “ponen piedras en el camino”.
En el acto por la reestatización de la ex Área Material Córdoba, la presidenta Cristina Kirchner reivindicó las medidas nacionalistas de su gestión y dijo que no se "amilanará" ante quienes ponen "piedras en el camino".

En su tercera visita a esta provincia desde comienzos de año, Cristina Kirchner fue acompañada en el palco por el gobernador Juan Schiaretti y el intendente Daniel Giacomino, los otros dos oradores de la reunión.

El acto se realizó en uno de los talleres de la empresa Lockheed, cuyas instalaciones serán adquiridas por el Estado nacional, en un clima de entusiasmo.

En su mensaje, la Presidenta reivindicó el perfil económico de su gestión, que también nacionalizó Aerolíneas Argentinas y los fondos de las AFJP. Sostuvo que estas medidas están en línea con "el compromiso de cambio y transformación iniciado en 2003", con el gobierno de su esposo, Néstor Kirchner.

Afirmó que años atrás hubo en la Argentina "un plan para desmantelar la industria" y hacer "un país de servicios". En ese marco, ubicó el retroceso y finalmente la concesión de la ex Fábrica Militar de Aviones. "Nada fue casual", remató.

Planteó también: "Debemos impulsar un proceso de sustitución de importaciones en las áreas en las que tenemos competitividad" y enmarcó esta idea en "la voluntad inclaudicable de ser un país con soberanía y autonomía".

La mandataria no abordó de modo directo los temas electorales, aunque sí se refirió a los problemas derivados por el conflicto con el campo. "No me voy a amilanar", dijo, para añadir: "Mientras más piedras pongan en el camino, más fuerza me van a dar", porque "hay millones de argentinos que quieren un país diferente".

Al ponderar el pasado de la fábrica, dijo que entre 1946 y 1955 "el país tuvo desarrollo industrial" debido a emprendimientos como ese, y anticipó que la nueva empresa estatal llevará el nombre de su impulsor y ex gobernador, el brigadier Juan Ignacio San Martín.

Cristina Kirchner llegó acompañada por los ministros de Infraestructura, Julio De Vido, y de Defensa, Nilda Garré, entre otros. También se ubicaron en el palco Schiaretti, el vicegobernador Héctor Campana y Giacomino.

Asistieron funcionarios, legisladores e intendentes del PJ cordobés, como así también intendentes radicales y empresarios. Pero una gran parte de las sillas para invitados no fue ocupada. Por ello, minutos antes del acto se permitió ingresar allí a parte del público, compuesto en buena medida por técnicos aeronáuticos de la firma.

Se dejaron ver carteles de UEPC, el gremio de Comercio (aportó una nutrida columna), ATE-CTA, CGT-Córdoba y Luz y Fuerza, que evidenciaron una buena presencia gremial. También, del Partido Comunista, la Asociación de ex Presos Políticos y grupos kirchneristas de Cosquín y Alta Gracia, además de un cartel que proclamaba "Giacomino gobernador" para 2011.

En las cercanías del complejo, sobre la avenida Fuerza Aérea, operarios de Iveco cortaron media calzada, en protesta por despidos de contratados.

En los discursos previos, Schiaretti y Giacomino enfatizaron la importancia de recuperar la industria aeronáutica para la órbita del Estado. Ambos destacaron también la figura del brigadier San Martín.

El gobernador centró su mensaje en la importancia que tendrá para Córdoba la nacionalización de estas instalaciones y en la necesidad de reimpulsar la industria en la provincia. No se apartó de ese libreto y no hizo ninguna alusión a otros temas políticos ni a la gestión kirchnerista.

En cambio, Giacomino dijo que "cuando el Estado se fija objetivos claros, el progreso se instala" en la sociedad; y sostuvo: "Soy partidario de un Estado fuerte que defina cuándo y dónde hay que actuar en defensa de los intereses nacionales".

Comentá la nota