Cristina terminó con las AFJP: en enero la jubilación será estatal

Lo anunció en un acto en la sede de la ANSeS. Dijo que es una "decisión estratégica" en defensa "de los jubilados y de los trabajadores". El oficialismo ya negocia con la UCR y el socialismo el apoyo parlamentario. Carrió y el PRO se oponen.

Por: Atilio Bleta

En una carpa frente la sede de la ANSeS que quedó muy chica y donde se apretaban, sudorosos, ministros, gobernadores, funcionarios y sindicalistas, la presidenta Cristina Fernández presentó ayer el proyecto de ley que elimina la jubilación privada y que entrará en vigencia a partir del 1° de enero. El traspaso del sistema privado al estatal será automático.

La Presidenta caracterizó a la iniciativa de "estructural y estratégica" y remarcó que "se da en un contexto internacional en donde los principales estados están adoptando una política de protección hacia bancos; mientras, nosotros protegemos a jubilados y trabajadores", apuntó.

El traspaso al Estado de 95 mil millones de pesos que manejaban las AFJP y de 15 mil millones de pesos anuales, permitió a la Presidenta decir que sabe "que va a haber muchas presiones, porque son pocos los intereses pero grandes los dividendos". Fue una advertencia implícita a los legisladores de lo que puede ocurrir debido a que hay mucho dinero en juego.

Son las cifras fabulosas que pasará a controlar la ANSeS lo que puso en guardia a la oposición, al punto que la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió denunció que esta iniciativa es "para saquear los fondos de los jubilados y hacer caja".

En su discurso de ayer desde la sede de la ANSeS, la Presidenta retrucó que "para los que dicen que queremos hacer caja", no pensamos en hacer caja cuando incorporamos a más de un millón y medio de jubilados. Tampoco lo hicimos cuando aumentamos 13 veces los haberes de jubilados y pensionados, y tampoco pensábamos en 'la caja' cuando por primera vez concebimos la movilidad jubilatoria a través del Parlamento".

La Presidenta habló varias veces del contexto internacional. Dos ministros reconocieron a Clarín que es la crisis financiera mundial la que abrió el espacio para que el Gobierno lanzara esta audaz jugada, que el propio presidente de la UCR, Gerardo Morales caracterizó ayer como el "único cambio estructural" realizado por esta administración.

Estos funcionarios estimaban que el debate en el Congreso "será duro, pero los representantes de los partidos populares tendrán que aceptar la ley si no quieren suicidarse".

Antes de su discurso en la carpa ubicada en el predio de la ANSeS y convertida en un sauna, Cristina firmó el proyecto de ley que fue girado anoche al Congreso y que lleva como nombre "Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA).

Para aceitar el debate en el Congreso, el jefe de Gabinete, Sergio Massa, anticipó -en una conferencia de prensa posterior al acto- que se creará una comisión bicameral y una mesa de seguimiento integrada por las centrales sindicales y empresarias.

Pero además el oficialismo está negociando con la UCR y los socialistas en el Congreso. En cambio el PRO y la Coalición Cívica rechazan el proyecto.

En otra parte de su mensaje Cristina dijo que "para algunos que siguen aferrados al modelo neoliberal, si las medidas estatistas las toma Estados Unidos o Alemania son simpáticas, pero si son de aquí, dicen otra vez los nostálgicos, los estatistas".

La Presidenta hizo un llamado a los partidos de la oposición, para que "por única vez dejemos de pensar en nuestro posicionamiento y pensemos en el futuro de la Argentina".

Destacó también que la "política previsional implantada en la década del 90 fue un saqueo. Ese relato se ha desmoronado estrepitosamente", señaló.

Antes de Cristina, el titular de la ANSeS, Amado Boudou, explicó que de los 450 mil jubilados por el sistema de capitalización, 170 mil de ellos reciben la garantía de la jubilación mínima por parte del Estado".

Boudou concluyó afirmando que el sistema de capitalización está en vigencia sólo en Chile, Perú, Bolivia y otros pocos países. Y que en cambio en Inglaterra, Alemania, Francia y España está en vigencia un sistema estatal de jubilación.

Comentá la nota