Cristina, Scioli y Macri no detienen su caída

Las encuestas revelan que los tres siguen licuando su poder a medida que avanza su gestión. Futuro en duda.
¿Qué tienen en común Cristina Fernández de Kirchner, Daniel Scioli y Mauricio Macri? La Presidenta, el mandatario bonaerense y el jefe de Gobierno porteño no sólo comparten el hecho de estar al frente de una administración pública, sino que también están sufriendo las mismas consecuencias. En el último año, los tres dirigentes vieron bajar su imagen positiva y subir la negativa.

Los tres asumieron sus cargos el 10 de diciembre de 2007, por lo que esta semana llegaron a la mitad de sus mandatos. Y, en este período, tuvieron que sortear importantes piedras que esmerilaron la amplia imagen positiva que contaban al ser electos.

En noviembre de 2008, Cristina Kirchner ya había sufrido un importante desgaste. Según el trabajo realizado por la consultora Management & Fit, el 29,5 por ciento de los encuestados tenía una buena percepción de ella. Para octubre de 2009, ese número bajó a 20,1 por ciento. Pero el mayor problema se visualiza en el crecimiento de la imagen negativa, que subió más de 20 puntos, hasta el 59,8 por ciento.

Apenas comenzó su gestión, la Presidenta tuvo que lidiar con el caso de la valija que el venezolano Antonini Wilson había intentado ingresar al país con 800 mil dólares. Poco tiempo después, se inició el conflicto con el campo por la famosa Resolución 125. Desde allí, su imagen nunca pudo volver a remontar.

Hasta las elecciones, parecía que a Scioli "no le entraban las balas". Después del conflicto con el campo, la imagen del gobernador seguía en un nivel elevado. Por eso, el ex presidente Néstor Kirchner lo necesitó para que lo acompañe en la lista de candidatos a diputados en las elecciones de junio. Pero ser el principal exponente de las candidaturas testimoniales parece haberle costado caro al ex motonauta.

Además, luego de dos años de gestión, los resonantes casos de inseguridad desatados en los últimos meses dejaron en evidencia la falta de respuesta de su administración a uno de los problemas que más preocupa a la ciudadanía. En conclusión, perdió casi 15 puntos su imagen positiva y sumó cerca de 20 la negativa,

La imagen de Macri también cayó, pero sus números siguen siendo superiores a los de Cristina y Scioli. La gestión PRO comenzó a tener problemas con el conflicto con los docentes. Pero los principales inconvenientes empezaron a surgir al final de este año, con la trama de los espionajes en el Gobierno porteño y en la Policía Metropolitana. Por otro lado, las constantes peleas con el Ejecutivo nacional, las promesas de campaña incumplidas (en especial en el tema subte) y los problemas para poner en funcionamiento la nueva Policía también terminaron perjudicándolo.

Comentá la nota