Cristina reglamentó la Ley de Emergencia Agropecuaria

La Presidente firmó el decreto para que 14 provincias puedan hacer frente a la sequía. Se liberará agua del Río Salado para el norte santafesino.
Tras el encuentro con entre el ministro de Agricultura, Julián Domínguez y la Federación Agraria Argentina (FAA), la presidente Cristina Fernández de Kirchner firmó el decreto que reglamenta la Ley de Emergencia Agropecuaria a través de la cual se amplía el margen de la resolución a otras 14 provincias, que desde ahora recibirán asistencia del Gobierno.

"Estamos trabajando en las 14 provincias que habían quedado sin aplicación de esa ley, en esa laguna entre la vigencia de la nueva ley y la caducidad de la ley anterior", expresó Domínguez, quien también señaló que se continuará el diálogo con la Comisión de Enlace, más allá de las últimas desavenencias. En ese sentido, precisó que "siempre nos van a encontrar, por indicación de la presidenta, promoviendo el diálogo con todos los sectores porque todos tienen algo para aportar".

Entre las medidas que se analizan en la cartera del agro, el Gobierno liberaría durante dos meses metros cúbicos del Río Salado para abastecer la Cuenca del noroeste santafecino, afectada por la sequía. En relación a la zona sur de Buenos Aires, el vicepresidente de la FAA, Omar Barchetta, confirmó que desde la Rosada van a enviar un subsidio de 5 millones de pesos para los productores del partido de Carmen de Patagones, afectados por la falta de agua.

Además, el dirigente admitió que "explicamos la situación de Stroeder (sur bonaerense), Santa Fe, Chaco, La Pampa y la problemática de la emergencia y hemos encontrado algunas respuestas que van a atender las cuestiones más urgentes" y aclaró que "en ningún momento puede parecer que Federación Agraria vino sola: no está pasando por encima de la Mesa de Enlace".

Otra de los temas analizados este miércoles a la tarde fue el futuro de las "cartas de porte", documentos necesarios para el traslado de grano que para FAA se encuentra entorpecido por el nuevo sistema que exige acceso a sistemas informáticos y obtener el Código de Trazabilidad.

La emergencia por sequía en varias provincias llevó este miércoles a que el titular de la Federación Agraria Argentina (FAA), Eduardo Buzzi, amenazara con nuevos cortes de rutas y manifestaciones ante la falta de respuesta de Gobierno y la desesperación en determinadas provincias. "Tenemos la peor política agropecuaria de la historia y estamos desperdiciando el mejor momento de la historia", indicó el dirigente durante una conferencia de prensa en la sede porteña de la FAA, antes de dirigirse una reunión en el Ministerio de Agricultura.

"La desesperación te lleva a que cortes las rutas. Te obligan a eso, te llevan a los empujones", dijo Buzzi en relación a la falta de respuestas y mientras en provincias como La Rioja (que se declaró emergencia hídrica) o Córdoba (con incendios y cortes totales de agua) sufren las consecuencias de una fuerte sequía que también se padece en el norte de Santa Fe. Y agregó que "si no el Gobierno no soluciona el problema del agua en la Cuenca del Salado en el noroeste de Santa Fe o la sequía en el partido de Patagones, es lógico que los productores salgan a las rutas".

A pesar de esto y para contrarrestar los siempre polémicos dichos de Alfredo de Ángeli, el titular de la FFA ratificó que los productores saldrán a protestar, pero dijo que "es un disparate" pensar en un paro por tiempo indeterminado, algo que el líder entrerriano había dado por hecho tras calificar a los miembros del gobierno como "una manga de resentidos, egoístas y mal asesorados" en materia agropecuaria.

Buzzi también dijo que el monto por 500 millones de pesos de emergencia económica "no alcanza" y sostuvo que "la actitud del gobierno tiene que ser más generosa". Luego, agregó: "Esperemos que el Ministro nos escuche".

"El gobierno permitió que se deforestaran más de dos millones de hectáreas de bosques naturales y se sembraran más de siete millones de hectáreas de soja, contribuyendo a acentuar esta catástrofe cuya consecuencia hoy sufren los productores", aseguró y luego admitió que "los productores siembran soja por una actitud de supervivencia ya que las otras actividades no son viables".

Comentá la nota