Cristina recibe al "superpapá" Lugo y a Evo Morales

Cristina recibe al "superpapá" Lugo y a Evo Morales
El acto pondrá formalmente fin al conflicto limítrofe que en 1932 desatara la Guerra del Chaco, en la que murieron cerca de 100 mil personas.
Los presidentes del Paraguay, Fernando Lugo, y de Bolivia, Evo Morales, ya están en Buenos Aires para firmar este lunes un acuerdo de límites 74 años después de terminada la Guerra del Chaco, en una ceremonia que se realizará a partir de las 19:30 en la Casa de Gobierno ante la presidenta Cristina Kirchner.

Según se informó, la jefa de Estado entregará a Morales y Lugo la "Memoria Final" de la demarcación del límite internacional entre ambos países, que en la década del '30 se enfrentaron por el control del Chaco Boreal, una zona rica en petróleo, en un conflicto en el que murieron cerca de 100 mil personas. A continuación, ambos mandatarios harán también uso de la palabra.

Previamente, a las 15, en el Palacio San Martín, el canciller Jorge Taiana y sus colegas de Bolivia y Paraguay, David Choquehuanca Céspedes y Alejandro Hamed Franco, respectivamente, darán por finalizadas las tareas de la Comisión Mixta Demarcadora de Límites Boliviano/Paraguaya-Paraguayo/Boliviana, y se firmará el acta de cumplimiento y ejecución del Tratado de Paz, Amistad y Límites entre las República de Bolivia y Paraguay.

Integrada por los delegados de ambas repúblicas, la Comisión es presidida por la Argentina por decisión de los gobiernos de los demás Países Garantes del Tratado: Brasil, Chile, Estados Unidos, Perú y Uruguay. Su tarea, que concluyó en 2007, consistió en delimitar la frontera entre Bolivia y Paraguay en cumplimiento de las disposiciones del Tratado y del Laudo Arbitral del 10 de octubre de 1938. En esta oportunidad, se realizará la entrega formal de su Informe Final.

La Guerra del Chaco es considerada el mayor conflicto bélico americano del Siglo XX, y enfrentó a unos 250.000 soldados bolivianos y a unos 150.000 soldados paraguayos. Se prolongó por tres años (1932-1935) y tuvo entre sus causas al control del río Paraguay, una vía hacia el Océano Atlántico crucial para los dos únicos países sin salida al mar.

La malaria y la falta de agua resultaron más mortíferos que las balas para ambos ejércitos, que sufrieron miles de bajas (55.000 bolivianos y 40.000 paraguayos). Irónicamente, años después se descubrió que no existían más yacimientos petrolíferos aparte de los que ya se habían descubierto en la precordillera boliviana del Chaco.

Comentá la nota