Cristina recibe a Amorim para relanzar la relación con Brasil

Los gobiernos de Argentina y Brasil buscan que la reunión que sobre el fin de semana mantendrán en el Palacio San Martín tres ministros por cada país, trascienda la agenda de los conflictos comerciales pendientes como inicialmente preve la cita trilateral que tendrá lugar el viernes los funcionarios. De ahí la decisión de que Cristina Kirchner reciba el jueves mismo al canciller Celso Amorim, quien irá a la Rosada con su par Jorge Taiana.
Según supo este diario, en un clima comercial relativamente pacificado por el lento cumplimiento de algunas de las metas que pactaron Lula da Silva y la Presidenta en el encuentro que mantuvieron en Brasilia, en noviembre, esta vez Taiana y Amorim repasarán con Cristina temas regionales como la catástrofe en Haití y el papel de la misión de la ONU en la que participan los dos países; y el futuro de la relación de ambos con Honduras. Lula da Silva vendrá a Buenos Aires a mediados de marzo como parte de la serie de encuentros bilaterales que han pactado los dos presidentes, y también se espera que coincidan en México, entre el 20 y 22 de febrero en la reunión del Grupo Río.

En materia comercial, el encuentro de alto nivel previsto desde el 18 de noviembre, y ya excedido en el plazo que inicialmente se habían previsto (45 días) comenzará con la reunión el miércoles de los viceministros por Argentina y Brasil de Exteriores, Economía e Industrias, los que volcarán sus negociaciones a las reuniones que el viernes ya mantendrán en conjunto Taiana y Amorim, más Amado Boudou y Guido Mantega --que se verán a solas el jueves-, más Débora Giorgi y Miguel Jorge.

En este nuevo round los dos gobiernos señalaron que los conflictos comerciales, que estallaron cuando la Argentina impuso licencias no automáticas a su industria, que Brasil rechaza, evolucionan de manera "positiva", aunque persisten sectores con problemas, como en línea blanca y neumáticos. Se dice además que en un año de presidenciales en Brasil, Argentina buscará no perjudicar al socio mientras que los sectores industriales en Brasil sí buscarán presionar al gobierno de Lula.

Ayer, Boudou señalaba que entre Brasil y Argentina "no" hay "problemas de volumen", al tiempo que admitió la existencia de lo que llamó "algún problema puntual" en los intercambios.

Vale apuntar algunas conclusiones salidas ayer de boca del titular de la consultora Abeceb, Dante Sica, al tiempo que anunciaba los últimos números del comercio bilateral, que a fines de 2009 mostraban una fuerte recuperación respecto a la caída anterior: un crecimiento de las exportaciones del 53,5% y de las importaciones en un 51,3%. "Se requiere quebrar la dinámica negativa" con una "mayor cooperación e integración", incluyendo una estrategia "común frente a China". Para ello, Argentina "debería reemplazar su postura defensiva identificado estrategias para trabajar sobre sectores con intereses compartidos".

Comentá la nota