Cristina, rápida sólo para los anuncios

Por Jorge Oviedo

La presidenta Cristina Kirchner continúa anunciando planes que tienen la intención de evitar que se profundice la recesión y que conviven con ajustes recesivos, como los aumentos de tarifas y peajes. El problema es que las medidas reactivadoras tardan tanto en implementarse y luego se ejecutan con tal lentitud que lo que está en pleno vigor es el plan ortodoxo de ajuste para bajar el gasto público, que reduce el ingreso disponible del sector privado. La heterodoxia, supuestamente keynesiana, demora en llegar o directamente se queda en los anuncios.

Un caso emblemático es el del sector automotor. Hay miles de pedidos para comprar unidades, pero la reglamentación todavía no está completada. Los concesionarios dicen que hay varias decenas de miles de solicitudes, pero las automotrices creen que son sólo 3000. "El esquema está mal diseñado, habría que haber puesto un tope de financiación blanda a quien se quiera comprar una unidad y punto. Decir que tienen que ser sólo modelos baratos, que casi no hay, para quien nunca compró un cero kilómetro, es un disparate que lo complica todo. Interviene (Guillermo) Moreno y todo se complica, el objetivo ya no es mantener la actividad, sino que los pobres puedan comprar su primer auto y estimular sólo la producción nacional, es una locura", dijo un ejecutivo de una terminal.

En el caso de los vehículos comerciales, la situación es peor. Se anunció un plan para apuntalar las ventas de pick-ups y otros utilitarios y camiones. Pero todo está en veremos. En el sector hay alarma. Las ventas han caído mucho más en esas categorías que en los automóviles. En diciembre, los patentamientos fueron los más bajos de los últimos tres años y cayeron casi a la mitad respecto de noviembre anterior. Los patentamientos de camiones fueron apenas 868, contra más de 1200 en noviembre. Los más pesimistas creen que este mes apenas pasarán de 400. "Hubo reuniones y no llegamos a nada. Uno de las controversias es quién manejará el dinero que pone el Gobierno para la financiación, pero entonces hubo funcionarios que se opusieron en términos casi ofensivos y, para colmo, esta vez no fue Moreno. Decidieron que lo hiciera el Banco Nación, pero ahora piden que sean sólo vehículos nacionales. Camiones nacionales sólo hay de una marca y el contenido de piezas locales no alcanzaría para lo que exige el Nación; el plan no sale mientras el mercado se pulveriza", dijo otro ejecutivo. Sería inminente un pedido de ayuda a Débora Giorgi.

Comentá la nota