Cristina puso a Santa Fe como modelo electoral

El modelo que propone el gobierno nacional para seleccionar candidatos a través de internas abiertas se puso en práctica en Santa Fe luego de la derogación de la ley de lemas, en 2005.
El entonces gobernador Jorge Obeid, quien llegó dos veces a la Casa Gris por esa modalidad, propuso su derogación y finalmente la Legislatura provincial decretó su defunción y, en su lugar, aprobó la ley 12.367.

Desde su implementación, se votó dos veces con la nueva ley electoral: en 2005 y 2007. La tercera se iba a llevar a cabo el 5 de julio pasado, pero por la emergencia sanitaria a raíz de la pandemia de la gripe A se postergó para el 9 de agosto.

La ley 12.367 no sólo fija que todos los partidos deben presentarse a una compulsa electoral para dirimir candidatos, sino que establece la obligatoriedad del ciudadano para concurrir a esa contienda.

Este punto, el de la obligatoriedad, es uno de los más cuestionados del sistema electoral vigente. Habrá que ver si el gobierno nacional, con el proyecto que insinuó Cristina en Tucumán, insiste en lo mismo.

Otros de los puntos cuestionables, y que el actual Ejecutivo provincial modificó, es la obligación de todos los partidos a presentar boletas. Ahora, un distrito en donde todos las fuerzas lleven un solo candidato, allí no se realizan las internas porque todas las listas quedan oficializadas automáticamente.

La interna abierta y simultánea (sacando el carácter obligatorio) representa, sin dudas, un salto cualitativo en lo político-institucional, ya que en una interna cerrada imperan el llamado aparato partidario y el clientelismo.

A nivel nacional, en agosto de 2002, la administración de Eduardo Duhalde dispuso mediante un decreto la realización de elecciones internas abiertas y simultáneas, pero meses después, con la crisis del PJ, fueron suspendidas.

Comentá la nota