Cristina propuso un encuentro en Bariloche con Uribe para tratar las bases militares norteamericanas

La Presidenta propuso hoy que Bariloche sea el escenario para que los mandatarios de la Unasur analicen la "situación de beligerancia inaceptable" que se está generando en la región por la instalación de bases norteamericanas en Colombia, tras aceptar una propuesta de Ecuador para que se haga en Argentina un encuentro del que participe Álvaro Uribe.
El tema casi había quedado excluido de la cumbre desarrollada hoy en Quito, pero a poco de que el mandatario ecuatoriano, Rafael Correa, quien hoy asumió la presidencia pro témpore del bloque, diera por finalizada la reunión con el acto protocolar cumplido, el venezolano Hugo Chávez pidió la palabra y planteó el tema.

El bolivariano alertó que "vientos de guerra empezaron a sonar" en la región a raíz de la instalación de las bases en territorio colombiano, lo que generó la inmediata reacción de sus pares de Brasil, Luiz Inácio Lula Da Silva, y de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, quienes hicieron un llamado al diálogo e intentaron bajarle el clima tenso a la reunión.

"Por factores endógenos o exógenos, se está creando una situación de beligerancia inédita e inaceptable" en la región, sostuvo la jefa de Estado ante sus pares de la Unasur, y agregó que la misma "puede desembocar en una situación que nadie quiere".

Cristina señaló que "el problema no es militar, el problema es político y únicamente lo pueden resolver, o no, los presidentes", al referirse a una propuesta de esperar los resultados de la próxima reunión del Consejo de Defensa Sudamericano, que se desarrollará el 24 de agosto en la capital ecuatoriana. En ese marco, se sumó a la idea de realizar una reunión de presidentes de la Unasur, en la que esté presente Uribe.

"Tiene que estar ahí. Colombia también debe estar interesada en abordar este problema para no ser vista como factor de perturbación", expresó la primera mandataria.

Sugirió entonces que la reunión se realice en un lugar donde el colombiano "no tenga la sensación de que hay hostilidad contra él" y -ante la propuesta de Correa de que se haga en Buenos Aires- dijo que estaría "encantada" de que el encuentro sea en Argentina.

Fuentes de la delegación oficial que acompañan a la Presidenta señalaron esta noche que Cristina propuso a sus pares que la cumbre de carácter urgente se realice en la ciudad turística de Bariloche, en la provincia de Río Negro, y que la misma se concrete antes de que finalice el mes de agosto, tras la reunión de los cancilleres y ministros de Defensa de la Unasur.

Asimismo, se comprometió a invitar personalmente a Uribe para que "pueda referirse a su posición" en el marco de ese encuentro.

Por último, también en coincidencia con el mensaje de Lula, Cristina Fernández de Kirchner señaló que además se debe abordar "de una vez por todas, la situación con Estados Unidos, para que (Washington) defina cuál será su relación con el continente".

"No podemos permitir que además de que nos hayan exportado la crisis económica y la gripe A ahora también nos planteen una situación beligerante en nuestra región; es altamente preocupante y mortificante para nuestras sociedades y nuestros gobiernos", reflexionó Cristina en la reunión desarrollada en la sala capitular del Convento San Agustín, en la capital ecuatoriana.

Finalmente, el anfitrión Correa, quien esta tarde reasumió su segundo mandato al frente de la presidencia de Ecuador, le agradeció "la gentileza" que tuvo la mandataria argentina de aceptar la propuesta para que el encuentro sea en nuestro país.

La reunión del Unasur se había iniciado con las palabras de la jefa de Estado chilena, Michelle Bachelet, quien le traspasó la presidencia pro témpore del bloque a su par ecuatoriano, y resaltó la importancia de la integración para alcanzar acuerdos.

Antes de que la cumbre pasara a ser acaparada por el tema de las bases, los presidentes firmaron un documento para la creación de cuatro consejos en el seno del bloque: Desarrollo Social; Lucha contra el Narcotráfico; Educación, Ciencia, Tecnología e Innovación; y de Planificación e Infraestructura.

Luego, los mandatarios se trasladaron al patio central del histórico convento para descubrir una placa conmemorativa y sacarse la habitual fotografía, tras lo cual partieron rumbo a la Asamblea Nacional para participar de la reasunción de Correa.

A la III cumbre de la Unasur asistieron, además de Cristina, Bachelet, Lula, Correa y Chávez; los presidentes de Bolivia, Evo Morales; de Paraguay, Fernando Lugo; y el mandatario depuesto de Honduras, Manuel Zelata; en tanto el uruguayo Tabaré Vázquez envió en su representación a su vicepresidente Rodolfo Nin Novoa. (TELAM)

Comentá la nota