Cristina le prometió a Binner revisar la deuda de la Nación con Santa Fe

Abierta la temporada de diálogo, la presidenta Cristina Fernández recibió ayer a un viejo amigo que había dejado de frecuentar, Hermes Binner.
El gobernador de Santa Fe concurrió expectante al llamado de la Casa Rosada y después de una hora de encuentro habló de "cambio de actitud del gobierno" y de "reunión muy positiva".

Para lograr sintonía fina desde el primer instante, Binner ingresó al despacho presidencial con un regalo, el libro "Las maestras de Sarmiento", de Julio Crespo y editado en 2008. "No estoy muy de acuerdo con las ideas de Sarmiento, pero por lo que hizo en pedagogía, chappeau", le dijo Cristina a Binner luego de agradecerle el gesto.

El gobernador consideró una "oportunidad" al nuevo clima política poselectoral y al llamado de la presidenta. Sobre todo para tratar de cobrarle al Estado nacional una larga y variada lista de deudas que mantiene con la provincia.

Con el abrupto cambio de panorama político y económico que se precipitó a partir de 2008, las cuentas de Santa Fe —como la de otras provincias— entraron en zona roja. "Tenemos un déficit, que es manejable", reconoció el jefe de la Casa Gris.

Con el compromiso logrado anoche de conformar un equipo de trabajo conjunto entre funcionarios de la Jefatura de Gabinete nacional y de Hacienda provincial —que revisará las deudas—, Binner piensa recapturar una cifra millonaria que se fue acumulando por capas históricas y así equilibrar las complicadas cuentas provinciales.

Los atrasos principales, aunque no los únicos, corresponden a fondos de la Caja de Jubilaciones, a planes de vivienda y construcción de escuelas. "Hay deudas de la época de (Domingo) Cavallo", explicó el gobernador en un contacto con la prensa en la Casa de Santa Fe en Capital Federal, a 200 metros de la puerta de la Casa Rosada.

Por un país normal. Los elogios de Binner a la actitud dialoguista del gobierno fueron reiterados, "la reunión fue muy positiva, esto contribuye a que entre todos hagamos un país normal", expresó.

En cuanto al monto de las deudas que reclama Santa Fe, evitó dar cifras para no condicionar la revisión que Cristina se comprometió realizar para luego actuar en consecuencia.

Otros temas abordados en la entrevista —de la que participaron los ministros Aníbal Fernández y Florencio Randazzo— fueron el sistema productivo y las potencialidades de Santa Fe.

Binner expresó su preocupación por sostener y promover a la agroindustria —relevante en la generación de empleo— y a las producciones de carne, leche y la agricultura. Sin embargo, el gobernador aclaró que no se habló sobre las conflictivas retenciones que derivaron en el durísimo conflicto político de la resolución 125.

Ante una pregunta de la prensa sobre reclamos de la mesa de enlace de las entidades rurales, Binner tomó distancia: "No es mi misión hacer de mediador" entre el campo y el gobierno.

Santa Fe también quiere instalar el debate sobre la coparticipación federal de recursos. Presume que no está siendo beneficiada en ese reparto. Es una inquietud que sobrevoló el despacho presidencial, aunque cualquier modificación al esquema vigencia requerirá de un delicado consenso no sólo con el gobierno central, también con cada una de las restantes provincias. "Nosotros creemos que deben mirarse muy bien los censos donde surgen los datos clave de cada provincia y en una fórmula polinómica adecuada", señaló el santafesino.

Se sabe, la ponderación del diálogo y la búsqueda de los consensos políticos son una norma en el socialismo santafesino. En ese sentido, el gobernador reiteró anoche en Buenos Aires que impulsa ese criterio al interior de la provincia, además de valorarlo a nivel nacional.

A propósito, y sobre su contrincante político principal, dijo Binner ayer: "En nuestra provincia (Carlos) Reutemann fue invitado al diálogo en varias oportunidades, pero en general ha enviado una nota excusándose de participar. De todos modos es un senador nacional y lo vamos seguir invitando al diálogo", anunció el socialista desde la Casa de Santa Fe.

Comentá la nota