Cristina, una peronista con fobia a los bombos

En off. De qué hablan los políticos cuando nadie los escucha
En silencio, con la mirada en el piso, unas 20 personas caminaban en sentido contrario a la dirección en la que quedaba el lugar donde Cristina Kirchner iba a encabezar, el jueves pasado, su primer acto fuera de la quinta de Olivos después de la lipotimia. "Si éste es un acto peronista no pueden prohibirnos entrar con los bombos, así que nos volvemos a casa", explicó, molesto, un militante de la filial Berazategui del gremio de Obras Sanitarias. Y era así nomás: una cuadra antes del acceso, un retén policial alertaba que no se podía pasar con elementos de percusión por expreso pedido de Presidencia de la Nación. "Parece que a la señora no le gusta que interrumpan sus discursos", informó un efectivo de la bonaerense, encogiéndose de hombros, mientras le pedía a una familia de Hudson que enrollara el estandarte que los identificaba con su localidad. "De esos tampoco quieren, porque tapan la visual", se disculpó. La fobia presidencial por los ruidos en los actos quedó inmortalizada en su frase del año pasado en Almagro: "¡A ver los de la corneta, que dejen hablar!"

Gobernador clásico. Sergio Urribarri siguió el último tramo del conflicto con los asambleístas de Gualeguaychú desde el aire. Sucede que el gobernador entrerriano volvía de Grecia en un vuelo previsto de 14 horas cuando los manifestantes todavía estaban en la ruta internacional. Los funcionarios de la provincia empezaron a preguntarse qué decisiones tomar si se complicaba la situación mientras el gobernador estaba fuera del alcance de sus llamadas. No pasó nada y pudieron esperar en paz. Ahora sólo él sabe si llamará o no al diálogo a los asambleístas, después de una semana de gobernar desde Trípoli, un pueblo a 100 kilómetros de Atenas, donde juega al fútbol su hijo Bruno, ex de Boca. Agotados de tanto trabajo, sus hombres lo esperan. Dicen que debería venir fortalecido después de las vacaciones.

Por un regreso con gloria. Todavía no hay nada confirmado, pero el primer candidato a senador por el frente político que gobierna Corrientes podría ser el peronista Rubén Pruyas, actual vicegobernador del radical Arturo Colombi. Para aquellos que tienen mala memoria, vale la pena recordarles que Pruyas fue, junto con el chaqueño Hugo Sager, uno de los dos "senatruchos" que a contramano de la realidad política electoral de sus provincias fueron aprobados por la mayoría peronista del Senado que en 1998 comandaba el entrerriano Augusto Alasino, postergando, en este caso, a un liberal correntino que nunca pudo acceder a la banca para la que había sido elegido por la Legislatura correntina. Parece que ahora quiere la revancha. Otro dato de la provincia, la única que elige gobernador este año, es que Colombi tiene la potestad de designar la fecha de los comicios y que, por ahora, ese momento sería en octubre, junto con las legislativas nacionales.

Videoconferencia. Aquel acto de la Presidenta en Berazategui era para inaugurar obras de una futura planta depuradora de líquidos cloacales y por eso se organizó una videoconferencia con otros cuatro puntos del partido bonaerense. Tres de las imágenes de la pantalla gigante partida en cuartos mostraban la frenética actividad de máquinas viales y obreros que trabajaban (uno se zarandeaba al ritmo de una apisonadora de tierra neumática), mientras Cristina Kirchner hablaba con vecinas del lugar que le agradecían a ella y al intendente Juan José Mussi que se hubieran acordado del barrio. Sin embargo, durante la hora y media previa a la llegada de la Presidenta las mismas cámaras mostraron un escenario totalmente diferente, en el que las máquinas viales reposaban a la vera del camino y los obreros brillaban por su ausencia. Fue como si alguien hubiese gritado "¡acción!" con la llegada de Cristina y, entonces las obras cobraron vida.

Candidato de unidad. El ruralista Mario Llambías, presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), está convencido de que Néstor Kirchner será candidato en la provincia de Buenos Aires. Por eso comenta en diferentes círculos políticos y rurales que la oposición debería encolumnarse detrás de un solo candidato para derrotarlo en las elecciones de octubre. Aunque él no lo dice abiertamente, varios de sus interlocutores sospechan que Llambías se ve a sí mismo como el indicado para ocupar ese lugar. ¿Se viene Llambías candidato? Atenta, la radical Margarita Stolbizer ya le ofreció un lugar en las listas de la Coalición Cívica.

Adolfo compra. Parece que el ex presidente interino y actual senador del peronismo puntano Adolfo Rodríguez Saá anduvo de compras por La Pampa. Cuentan que estuvo en un remate ferial de la localidad de Victorica y compró vaquillonas y terneros. En la empresa Ganaderos de Elordi dijeron a LA NACION que el puntano fue el que hizo las ofertas en los corrales. "Compró el mismo doctor Saá. Hace tiempo que es cliente y siempre nos había prometido venir", dijeron en la empresa. Ganaderos de Elordi había sacado a remate unos 1800 animales el miércoles 14. Dicen que "el Adolfo", como lo llaman sus allegados, habría adquirido unos 100 animales, entre vaquillonas y terneros machos.

Comentá la nota