Cristina ya paga la fidelidad de los gobernadores

• Adelanto de fondos a Misiones y Buenos Aires
En medio de la disputa por la creación del Fondo del Bicentenario, el Gobierno dispuso ayer girar fondos a la provincia de Misiones por 25 millones de pesos para afrontar las deudas de 2010 y los compromisos de pago urgentes, como los salarios estatales y eventuales ajustes de sueldos que permitan garantizar la paz social en el interior. Un auxilio idéntico, pero por 200 millones, recibió el martes Daniel Scioli.

La medida fue oficializada tras ser publicada en el Boletín Oficial, en el que se autorizó a la Secretaría de Hacienda, dependiente del Ministerio de Economía, a realizar el traspaso de fondos.

Misiones fue una de las provincias que cerró 2009 con déficit, y este adelanto le será descontado de lo que percibe en concepto de coparticipación, con intereses incluidos.

La decisión llega unos días después de que el gobernador misionero Maurice Closs avaló la creación del Fondo del Bicentenario por considerarlo «muy importante» para «renegociar la deuda» de esa provincia.

Es, en rigor, el mismo argumento que sostiene la veintena de mandatarios que ya confirmó su acompañamiento -vía sus legisladores nacionales- al Fondo del Bicentenario. Esa fidelidad, para muchos entendida como una necesidad extrema de contar con fondos para hacer frente a las graves urgencias financieras y a pago de salarios, comenzó a traducirse en un goteo de dinero de la Casa Rosada.

Ayer, por caso, el tucumano José Alperovich se entusiasmaba con ser el próximo de la lista de beneficiarios. «Aún no tengo noticias del anticipo de $ 100 millones que solicitamos al ministro de Economía, Amado Boudou. En febrero, necesitamos, por lo menos, $ 50 millones, o $ 60 millones, pero todavía no nos contestó», afirmó en declaraciones al diario La Gaceta de Tucumán.

Otro gobernador anotado en la lista es el chaqueño Jorge Capitanich, uno de los primeros en oficializar ante Néstor Kirchner su apoyo al plan del Gobierno para ratificar el DNU que creó el Fondo del Bicentenario. Ayer dijo que la provincia «no tiene ninguna posibilidad de dar suba de salarios en el primer semestre» del año. Pero la conflictividad social es un límite concreto a la capacidad de Capitanich de sostener su negativa a endeudarse todavía más.

El argumento que esgrime el Gobierno parece calcado, al menos para los casos de auxilio a Buenos Aires y Misiones.

«Resulta necesario procurar soluciones inmediatas a las dificultades financieras transitorias por las que atraviesa la provincia de Misiones», explica el Decreto 77/2010.

Y agrega: «Que como consecuencia de ello, el Gobierno de dicha provincia se ve imposibilitado en forma transitoria de atender financieramente los compromisos más urgentes derivados de la ejecución de su presupuesto de gastos».

A raíz de esto, el decreto establece «la afectación de su participación en el Régimen de Distribución de Recursos Fiscales entre la Nación y las provincias establecido por la Ley N° 23.548 y sus modificaciones o el régimen que lo sustituya y en otros recursos coparticipables sin afectación a un destino específico por hasta los montos anticipados con más sus intereses».

El martes, el Gobierno había tomado una decisión similar para ayudar a Buenos Aires, para la que autorizó el otorgamiento de adelantos financieros por hasta 200 millones de pesos para hacer frente a sus problemas fiscales.

Las dificultades financieras de las provincias llevaron a varios gobernadores a pedir que parte del Fondo del Bicentenario se destine a atenuar el déficit fiscal de las provincias, posibilidad desechada por ahora por el Gobierno nacional.

Se estima que las provincias en su conjunto cerraron 2009 con un déficit primario de más de 11.000 millones de pesos, y que esa suma sería muy superior en 2010.

Comentá la nota