Cristina, en el operativo de regreso a Tegucigalpa

Dijo que viajará para acompañar al depuesto presidente Zelaya
Apenas dos días después del traspié electoral más resonante que el oficialismo sufrió en los últimos seis años, Cristina Kirchner procura retomar la iniciativa política con su agenda internacional: fuentes del Gobierno dieron a conocer ayer la decisión de la Presidenta de sumarse a una eventual misión diplomática que mañana acompañaría de regreso a Honduras al depuesto mandatario Manuel Zelaya.

Fuentes del gobierno nacional dijeron a LA NACION que el viaje, aún en estado de preparación, estaría encabezado por el titular de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza. Se completaría con la presencia del presidente ecuatoriano, Rafael Correa, y con el presidente de la Asamblea General de la ONU, Miguel D´Escoto. Hasta anoche, ésos eran los nombres confirmados de la comitiva que integraría la jefa del Estado, pero la intención de la diplomacia es sumar más voluntades entre los líderes de la región.

La decisión de la Presidenta de incorporarse a la comitiva que acompañaría a Zelaya surgió de un pedido personal del depuesto mandatario, en un diálogo telefónico que ambos mantuvieron anteanoche, explicaron a LA NACION fuentes de la Cancillería. "Fue un pedido de Zelaya que la Presidenta evaluó como oportuno", dijo una alta fuente involucrada en los preparativos del viaje.

La propia Cristina Kirchner reveló que se había contactado con Zelaya en una conferencia de prensa que brindó en la Casa Rosada, en la que se propuso explicar la visión de su gobierno sobre los resultados de los comicios del domingo. En esa presentación dijo además que había hablado con sus pares Correa y Michelle Bachelet, de Chile. Allí había calificado su destitución como "un secuestro que nos remonta a la peor barbarie de la historia en América latina".

A principios de 2008, el ex presidente Néstor Kirchner vivió una experiencia similar al viajar a la selva colombiana para participar de un operativo para la liberación de rehenes que estaban en manos de las FARC.

La incursión de Kirchner fue en un momento complejo de la política interna: coincidió con el escándalo por el valijero venezolano Guido Alejandro Antonini Wilson.

De concretarse, la incursión de la Presidenta en Honduras será coordinada por la OEA. Pero, en rigor, aún no están confirmados los detalles de la misión. Sólo trascendió de fuentes oficiales que la jefa del Estado partirá hoy por la noche a Washington y mañana por la mañana la comitiva pondría rumbo a Tegucigalpa. De no poder ingresar, el plan indica que la misión iría a Nicaragua, para avanzar por tierra.

Una vez en Honduras, la misión buscará la restitución de Zelaya. Si esto no se acepta, entonces la operación se dará por finalizada, pero la OEA excluiría a Honduras del organismo .

El canciller Jorge Taiana se involucró de lleno en las últimas horas en las gestiones diplomáticas de la región para aportar soluciones al conflicto hondureño. Por pedido de la Presidenta, Taiana inició diálogos con sus pares del Mercosur y de la región para consensuar posiciones.

De hecho, desde anteayer el canciller se encuentra en Washington para tratar, ante la OEA, la situación política en el país centroamericano. Ayer, la sesión se inició con un fuerte repudio a los episodios que pusieron fin al gobierno de Zelaya.

Taiana adelantó ayer desde Washington parte de la estrategia oficial. "Creemos que de no tener éxito las gestiones diplomáticas y ser infructuosos los llamados, debemos tomar la decisión de aplicar el artículo 21 de la Carta Democrática y proceder a suspender a Honduras su derecho de participación en la OEA", sostuvo anoche el canciller, desde Estados Unidos.

Además, la Cancillería decidió ayer postergar el envío del nuevo embajador argentino en Honduras. El diplomático nombrado ya cuenta con el plácet y está en condiciones de viajar, pero Taiana decidió demorar su designación formal en señal de protesta diplomática. La embajada está por estos días en manos del encargado de Negocios, Martín Amura.

En tanto, la presidenta Kirchner instruyó a dar asilo al primo hermano de Zelaya, Armando Sarmiento, el titular de la Dirección de Ingresos, el equivalente hondureño de la AFIP.

El hombre está casado con una ciudadana argentina, que se encuentra recluida en los montes hondureños.

Comentá la nota