Cristina llegó a Ginebra: defenderá los subsidios para evitar los despidos

Cristina llegó a Ginebra: defenderá los subsidios para evitar los despidos
Los presentará como una receta eficaz para frenar las cesantías masivas.
La presidenta Cristina Fernández defenderá hoy ante el plenario de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) la política de subsidios que lleva adelante su administración para evitar los despidos masivos.

Cristina llegó a la soleada y bella Ginebra ayer al mediodía, pero no hizo declaraciones. No obstante, y siguiendo la línea de sus últimos discursos de campaña y el tenor de las ideas que han defendido los delegados oficiales y sindicales en las reuniones preliminares de la OIT, y algunos indicios que dejó trascender el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, hará definiciones que no podrán faltar. Por caso:

Que en la Argentina "se conservaron los niveles de empleo. No hay despidos masivos". Los números que se manejan aquí ubican al desempleo en el país en el 8,4 por ciento, el "mismo que en el primer trimestre de 2008", aseguró Tomada.

Además, la Presidenta defenderá la política oficial de subsidio a 75 mil trabajadores desde que estalló la crisis a la fecha, que consiste en darles 600 pesos por mes, pero con el compromiso de las empresas de que no se corte el vínculo laboral. El Gobierno invertirá en este programa 120 millones de pesos cada 12 meses.

Y tendrá un lugar destacado en su mensaje la propuesta de Argentina y Brasil para que la OIT forme parte del G-20, el grupo que reúne a los países poderosos, emergentes y medianos como el nuestro.

El protocolo dispuso que Cristina diga su discurso a las 16. Lo hará después de sus pares de Francia, Nicolas Sarkozy, y de Brasil, Inacio Lula Da Silva, lo que supone una ventaja, ya que podrá responder, si hiciera falta, sobre todo al premier francés. La dificultad -que en el ministro Tomada se ha convertido en temor- es que como la Presidenta improvisa, la traducción oculte o deforme algunos de sus dichos.

En las discusiones previas del Consejo General de la OIT, se impuso el criterio de incorporar a la declaración final el reclamo por un Pacto Global del Empleo. Esta tesis, entre otros, fue defendida por los delegados argentinos capitaneados por el secretario de empleo Enrique Deibe.

Se sabe que Europa, con Sarkozy a la cabeza, defiende la idea de la "flexi-seguridad", que implica no interferir en la libertad de las empresas para despedir personal. La contrapartida pasa por extender en monto y en el tiempo el seguro de desempleo y otros mecanismos de protección a la indigencia.

En la OIT, por lo menos en muchas naciones afectadas por la crisis, no hay buen ambiente para escuchar recetas neoliberales. De todos modos, no se pueden descartar algunos cruces o réplicas, en especial de Cristina, que tiene un escenario incomparable para defender la política de un Estado interventor y mediador entre el capital y el trabajo como propone el kirchnerismo.

Antes de ir a la OIT, por la mañana, la Presidenta visitará -juno al ministro de Ciencia y Tecnología, Lino Barañao- la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN), responsable, entre otras cosas, de la construcción del más grande acelerador de partículas atómicas del mundo.

Comentá la nota