Cristina llegó distendida al filo de la medianoche

A bordo del Tango 01, la primera mandataria llegó a las 23.18 acompañada por el ministro del Interior, Florencio Randazzo; el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli; y el secretario Legal y Técnico, Carlos Zannini. La jefa de Estado desde la pista del aeropuerto se dirigió al hotel de la zona del parque donde pidió muchas frutas y leche para el desayuno. Estuvo reunida durante 40 minutos con el gobernador y con la diputada Beatriz Rojkés. Video
Por segunda vez desde que es Presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, pernoctó en Tucumán. La primera vez se dio con motivo de la Cumbre del Mercosur, cuando estuvo en la provincia entre el 30 de junio y el 1 de julio de 2008. Anoche, pidió que en el Hotel Catalinas Park le asignarán la misma habitación del año pasado: la 707. Solicitó una cinta para caminar y, para el desayuno, pidió tostadas, leche, mermeladas y quesos dietéticos, y mucha fruta.

La titular del Poder Ejecutivo Nacional decidió llegar a la provincia una noche antes de la conmemoración del 193º aniversario de la declaración de la Independencia. El Tango 01 tocó tierra tucumana a las 23.18. Cinco minutos después, se abrió la puerta de la aeronave oficial y ella descendió acompañada del ministro del Interior, Florencio Randazzo, el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli; y el secretario Legal y Técnico, Carlos Zannini.

En la pista, los esperaban el gobernador, José Alperovich, la diputada nacional y primera dama, Beatriz Rojkés, la ministra de Desarrollo Social, Beatriz Mirkin, y el ministro de Seguridad Ciudadana, Mario López Herrera, entre otros funcionarios. En un costado, estaban estacionados 12 vehículos entre "combis", camionetas, automóviles y hasta ambulancias.

El arribo de la Presidenta se realizó en un marco de estricto hermetismo. De hecho, Cristina jamás ingresó a la terminal del aeropuerto Benjamín Matienzo: tras caminar por la alfombra roja que durante media hora estuvo siendo fijada con cinta al pavimento para que no formara pliegues, saludó a las autoridades con un apretón de manos y a las 23.26 se subió al furgón de la empresa A. Zarate, identificado con el 1. Alperovich y Rojkés la acompañaron en la "combi" hasta el hotel de la zona del parque 9 de Julio.

"Todo bien"

En el mismo ascensor, los anfitriones y la invitada subieron hasta el séptimo piso, donde la Presidencia rentó 10 habitaciones. Durante 40 minutos, aproximadamente, estuvieron reunidos los tres, junto con Randazzo y Parrilli.

Posteriormente, estos dos funcionarios, Alperovich y Rojkés bajaron al bar de la planta baja y charlaron, café de por medio, durante otro cuarto de hora. Cuando se retiró con su esposa, el gobernador evitó dar detalles acerca de lo que había dialogado con la Presidenta y sus colaboradores. "Charlamos sobre todos los temas: políticos, económicos...", generalizó. LA GACETA le preguntó si el impacto de los cambios de Gabinete había sido uno de los temas abordados. "Con eso, todo bien", se limitó a decir.

Más locuaz fue la senadora nacional electa. Se le consultó si la decisión de la Presidenta de adelantar su visita a Tucumán tenía por fin descomprimir la situación generada por la reestructuración del gabinete. "Para Tucumán, es muy importante que ella venga una noche antes. Valoramos mucho poder asistir al Tedéum, como lo venimos haciendo desde hace seis años, esta vez con la Presidenta", afirmó.

La titular del PJ tucumano insistió en la misma idea. "La sensación que me dio es que Cristina quería acompañarnos desde el principio en los actos por la celebración patria", subrayó.

La actual diputada nacional también respaldó la renovación del equipo presidencial. "Es potestad de la jefa de Estado hacerlo, en función de cómo ella se sienta más cómoda. Apoyaremos la decisión que ella tome. Independientemente de eso, estos cambios son buenos", manifestó.

Comentá la nota