Cristina Kirchner, molesta por no lograr una cita con Obama

Cristina Kirchner, molesta por no lograr una cita con Obama
Sólo lo verá en un encuentro grupal; busca respaldo para un crédito del BID
PUERTO ESPAÑA, Trinidad y Tobago.– La presidenta Cristina Kirchner deberá disimular hoy su malestar ante Barack Obama por no haberle concedido una reunión bilateral durante la Cumbre de las Américas, pese a haberla pedido expresamente, mientras que su colega norteamericano trata como aliados a Brasil, Chile y México.

"Es un golpe fuerte para la Presidenta. Gestionó la reunión bilateral con Obama y su primer encuentro público con él será grupal, con los presidentes de la Unasur", dijo a La Nacion una fuente gubernamental.

Pese a su frustración, Cristina Kirchner está decidida a buscar coincidencias y acercamientos con el presidente de los Estados Unidos. Espera lograr su apoyo para que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) le conceda un crédito importante a la Argentina, objetivo prioritario de la Presidenta en su paso por Trinidad y Tobago.

La Presidenta, además, apoyará las promesas y enunciados formales de la cumbre impulsados por Washington: pobreza, inseguridad, cambio climático, energía y gobernabilidad, según confiaron ayer fuentes oficiales a La Nacion. El fastidio que invadió al entorno de Cristina Kirchner obedece a que, en medio de los debates en el elegante hotel Hyatt, Obama recibirá mañana bien temprano a los 12 miembros de la Unión de Naciones del Sur (Unasur), entre ellos a la Presidenta.

El mal humor es por el contraste. El presidente de México, Felipe Calderón, se reunió dos veces con Obama; el de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, se encontró una vez. Y ayer habló con él por teléfono.

La Presidenta, según fuentes oficiales, considera que la Argentina es el tercer país de la región por su economía. Pero Washington considera más importantes a Chile y a Colombia, a cuyos presidentes, Michelle Bachelet y Alvaro Uribe, respectivamente, les concede el trato de aliados.

En medio de postergaciones, idas y venidas, Cristina Kirchner llegará hoy, a las 17, justo para cuando deba abrir la cumbre junto con Obama y el primer ministro local, Patrick Manning. Ese privilegio le cabe por ser la Argentina la organizadora de la anterior cumbre, en Mar del Plata, en 2005. No hay en la agenda de la Presidenta otras reuniones bilaterales. La demora -iba a llegar ayer- obedeció a un cuadro de angina.

Cristina Kirchner buscará financiamiento del BID, por cuanto la Argentina no califica para acceder a las líneas de crédito del FMI. No obstante, también planteará aquí una reforma sustancial del Fondo, objetivo que no se cumplió en la cumbre del G-20, hace dos semanas en Londres.

El malestar por la reunión Obama-Unasur alcanzó a Lula. Según fuentes brasileñas, no le gustó que Obama cursara la invitación a la mandataria chilena, Michelle Bachelet, titular pro témpore de la Unasur, para que ésta la transmitiera a sus pares. Incluso, algunos especularon en los pasillos del Hyatt con la posibilidad remota de que Lula y Cristina Kirchner no asistieran al encuentro. Pero irán. "No pueden desairar ni a los Estados Unidos ni a los otros países de la Unasur", dijo una fuente oficial a LA NACION.

Para Cristina, el golpe fue más duro: Obama tampoco la recibió en Londres, durante la cumbre del G-20. No se descarta que, ante la insistencia, el presidente de los Estados Unidos se comprometa a fijar un encuentro en una fecha futura. Es la aspiración de máxima, ahora, del canciller Jorge Taiana.

El embajador argentino en los Estados Unidos, Héctor Timerman, le transmitía la semana última con desesperación a Buenos Aires que "en pocos días se va a arreglar" el encuentro, ya para entonces descartado. Por eso, la gran desilusión.

Los argentinos interpretan entonces que los Estados Unidos quieren mejorar la relación con la Argentina, pero dejarán los gestos más amigables para el largo plazo. No confían aún en los Kirchner, tras tantas críticas suyas a la Casa Blanca. Las elecciones de junio podrían definir futuros acercamientos. En inglés se dice wait and see, esperar y ver.

La Casa Rosada, asimismo, tomó con preocupación un artículo de Obama escrito para el GDA y publicado ayer por LA NACION. El presidente norteamericano dijo que en la Cumbre se reunirán "líderes de Santiago [de Chile] a Brasilia, y hasta la Ciudad de México, procuran renovar la sociedad de las Américas". Pasó de largo Buenos Aires.

También cayó mal en Balcarce 50 el informe del Tesoro norteamericano, que criticó, justo ayer, las medidas de Cristina Kirchner contra la crisis, porque aseguró que alientan la "incertidumbre y la fuga de capitales", como se informa por separado. Mal presagio para hablar del dinero del BID con los Estados Unidos. Y peor para curar la angina.

Otro día de reposo absoluto

* Cristina Kirchner cumplió ayer otro día de reposo absoluto en la residencia de Olivos, a raíz del cuadro de angina que le había diagnosticado el día anterior el médico presidencial, Luis Buonomo. Debido a esa afección, la Presidenta decidió postergar un día su salida para Puerto España, Trinidad y Tobago, donde se lleva a cabo la Cumbre de las Américas. El vuelo que la llevará a la isla del Caribe partirá hoy, a las 9, y llegará a las 17.30 (hora argentina), una hora antes de la inauguración oficial de la cumbre, acto que le toca encabezar junto con el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama.

Comentá la nota