Cristina Kirchner cuestionó a Techint

Dijo que la empresa depositó fuera del país la anterior indemnización de Caracas; Chávez reveló que habían hablado por teléfono
La presidenta Cristina Kirchner atacó ayer al grupo Techint por no depositar en nuestro país el primer tramo de US$ 400 millones que recibió de Venezuela por la estatización de Sidor , el año último, en una reacción que intentó cambiar el eje del conflicto generado por su aliado, el presidente Hugo Chávez, que nacionalizó tres empresas del grupo Techint.

"La situación que nos generó Chávez es muy incómoda, casi insostenible. Se evalúa qué hacer", dijo anoche a LA NACION una alta fuente del Gobierno.

En un acto en Berazategui, Cristina Kirchner atacó a Techint: "Esta Presidenta defendió a Sidor -perteneciente a ese grupo- cuando se expropió en Venezuela, respetando las decisiones soberanas de ese país". Y agregó que su intervención "permitió a esa empresa obtener 1970 millones de dólares".

"Nos hubiera gustado, eso sí, que los primeros 400 millones que ya cobraron los hubieran depositado en la Argentina", sostuvo.

El grupo Techint informó a LA NACION que sus inversiones en la Argentina son entre 450 y 500 millones de dólares anuales y que en los últimos cinco años invirtió 2000 millones.

"Se trata de las inversiones directas más importantes que tuvo la Argentina", afirmaron. Y agregaron que las operaciones comerciales se depositan en el exterior para luego reinvertir los recursos en el destino que decide el holding.

Diálogo

Chávez dijo ayer en Brasil que el lunes había hablado con la Presidenta. El Gobierno confirmó la conversación e informó que Cristina Kirchner le planteó a su par venezolano la necesidad de que "se resuelva bien lo de Techint".

"Hugo, el tema tomó mucho vuelo en los medios y en las cámaras empresariales. Te pido que me ayudes a resolverlo", le transmitió Cristina Kirchner, según dijeron a LA NACION fuentes de la Casa Rosada. El líder bolivariano se comprometió a dar "una solución".

Sólo le reconocerá una indemnización razonable a Techint, pero no dará marcha atrás con la nacionalización, agregaron las fuentes del gobierno nacional.

La Casa Rosada se quedó ayer descolocada y sin reacción cuando se enteró de la revelación de Hugo Chávez en Brasil. En una reunión le dijo a su par, Luiz Inacio Lula da Silva, sin advertir que los micrófonos estaban abiertos, lo siguiente: "Estamos en una fase de nacionalización de empresas en el país... menos las brasileñas".

Esta confidencia abonó la teoría de que Chávez también les había adelantado su avance estatizador a Cristina Kirchner y a su esposo, Néstor Kirchner, cuando estuvo el 15 y 16 del mes actual en la Casa Rosada y en El Calafate . El Gobierno se había esmerado en negarlo, pero ayer crecía esa casi certeza.

Además, también pone sobre el tapete que, en forma deliberada, Chávez incumpliría los convenios bilaterales de protección de inversiones recíprocas con la Argentina -al estatizar Tavsa, Matesi y Consagra, de Techin- y, en cambio, sí los cumpliría con Brasil.

Este respeto selectivo a la seguridad jurídica, que el Gobierno calificó como "decisiones soberanas", exasperó a Kirchner y a la Presidenta ayer en Olivos. "Kirchner está evaluando cómo reaccionar. Es un aliado, pero te mete en un escándalo y te deja mal parado. La situación es muy incómoda y hay fastidio. Esperarán a ver qué dice el audio de la grabación y después evaluarán qué hacer", dijo a LA NACION un allegado a la Presidenta.

De paso, dejó en claro que la decisión final, como en otras cuestiones, es exclusivamente de Néstor Kirchner, interlocutor directo de Chávez.

Un miembro del gabinete se quejaba. "Primero nos enchufó los bonos al 16 por ciento, después Sidor, después otras tres empresas, y ahora se le escapa esto con el micrófono abierto. Este aliado se va a quedar sin amigos en la Casa Rosada", opinó.

Comentá la nota