Cristina Kirchner comparó los fondos buitre con las ratas del Riachuelo

"Hicieron muy buenos negocios los que se llevaron el dinero de los argentinos", exclamó la Presidenta tras el embargo; además, embistió: "El momento de analizar si la deuda de la dictadura era legítima era en el primer gobierno democrático"; antes, Boudou había dicho: "Siempre pongo la cara y arreglo los quilombos"
Por segunda vez desde que el juez Thomas Griesa embargó U$ 1,8 millones del Banco Central depositados en Nueva York, Cristina Kirchner embistió con dureza contra los llamados fondos buitre.

Fue durante un acto que encabezó en la localidad bonaerense de Lanús para inaugurar obras de cooperativas en la cuenca del Riachuelo.

La Presidenta aprovechó el escenario para disparar: "Pregunté si habían limpiado de ratas el Riachuelo y me hizo acordar a los buitres, a los que, una vez más, acechan desde afuera a los argentinos para interrumpir este proceso político y económico de recuperación, generación de trabajo y desendeudamiento".

Enseguida, con su habitual tono académico, hizo una pormenorizada explicación de porqué se llama "buitre" a ciertos fondos acreedores de la Argentina en el exterior. "¿Vieron los buitres? ¿Esos pájaros de alas negras que comen carne muerta? A estos fondos externos se los llama buitre porque están esperando que los países caigan en desgracia, para comprar esos títulos por centavos y después pretenden que se les devuelva el valor nominal", detalló.

El relato terminó con una nueva diatriba. "Aquí, los argentinos en el suelo, pero afuera hicieron buenos negocios los que se llevaron el dinero de los argentinos".

En otra parte de su mensaje, Cristina Kirchner rechazó la distinción que desde varios sectores de la oposición se hace entre deuda externa legítima e ilegítima y apuntó, aunque sin nombrarlo, contra el radicalismo.

"El momento de analizar si la deuda dejada por la dictadura era legítima era en el primer gobierno democrático. No hay manera de hablar de deuda ilegítima. Hemos escuchado demasiado a muchos que nos prometían revoluciones y cambios. No más esa Argentina de falsos profetas. Necesitamos otra clase de profetas, los del optimismo". aseguró.

Cuando promediaba su discurso, la jefa del Estado pidió "enfrentar a todos los enemigos" y diferenció: "Yo no tengo enemigos. Los que tienen enemigos son los intereses del pais y este modelo economico y social". Eufórica, concluyó: "Esos enemigos están al acecho para volver a la vieja Argentina. Depende de todos que el futuro sea nuestro y no de los que nos hundieron una y mil veces en la Argentina que queremos olvidar".

"Siempre pongo la cara". Más temprano, el ministro de Economía, Amado Boudou, había vuelto a oficiar de vocero oficial, luego de que el juez neoyorquino embargara los fondos del BCRA y había negado una posible renuncia por el escándalo. Días atrás, había trascendido el descontento de la Casa Rosada por el mal manejo de la situación que enredó al Gobierno con Martín Redrado.

"Yo siempre pongo la cara y siempre arreglo el quilombo", afirmó en diálogo con radio 10 antes de ratificar la continuidad del plan oficial de usar las reservas y atacar a sus blancos favoritos en los últimos días: Julio Cobos y Redrado.

Destacó que, al contrario de lo que sostiene la oposición, que en los últimos días se ha dotado de institucionalidad al Banco Central. "Le hemos devuelto mucha institucionalidad al Banco Central porque ahora es el directorio el que toma las decisiones. Hasta ahora el presidente del banco tenía delegadas todas las atribuciones de administración; a partir de los cambios que hicimos el jueves y viernes pasado, las decisiones se toman en forma colegiada", dijo luego a radio Continental.

Además, el ministro volvió a culpar al vicepresidente en una conspiración contra el Gobierno. Lo llamó "jefe de facto de la oposición" y lo acusó de estar "siempre armando rosca para ver cómo traba al Gobierno". Boudou se plegó a los dichos de Cristina Kirchner, quien ayer afirmó que Cobos "quiere ser presidente antes de 2011".

En cuanto a la situación de Redrado, afirmó: "Se ha atornillado en una silla en una situación incómoda, no puede haber un Banco Central que vaya en contra de la política economica de un país y mucho menos, no puede no cumplir con la ley".

Boudou ratificó que el Gobierno seguirá adelante con su decisión de constituir el Fondo del Bicentenario para atender los pagos de la deuda, ante el embargo dispuesto por Griesa. "Por supuesto", contestó al ser consultado al respecto. De lo contrario, evaluó, "sería volver a que desde afuera nos dicten las políticas económicas".

El dólar. "No va a haber ningún problema con el dólar", aseguró Boudou. "Hemos creado un sistema económico que es muy fuerte y resistente a todas las piedras y los palos en la rueda que le quieran ir poniendo".

El funcionario volvió a dar una señal a los bonistas que esperan el canje, y observan con atención la crisis desatada en los últimos días. "Hay que seguir trabajando para terminar con las cuestiones que quedan pendientes, como es el caso de los tenedores de títulos".

Comentá la nota