Cristina Kirchner, muy cerca del piso

Por Fernando Laborda

La Presidenta de la Nación se encuentra muy cerca de su piso histórico. Con todo, está mejor que su esposo y antecesor en el cargo, quien sí perforó su piso.

Al menos así lo indica el último sondeo de opinión pública de Poliarquía Consultores, correspondiente a agosto, efectuado entre 1000 ciudadanos encuestados telefónicamente en cuarenta ciudades de más de 10.000 habitantes de todo el país.

Cristina Kirchner exhibe una imagen positiva del 23 por ciento y una imagen negativa del 50. Su percepción favorable cayó tres puntos respecto de julio, en tanto que la desfavorable se incrementó en tres.

Un análisis de los registros de imagen de la presidenta desde que asumió el Poder Ejecutivo, en diciembre de 2007, hasta la actualidad, da cuenta de que nunca había tenido una imagen negativa tan elevada. En cuanto a su exigua imagen positiva, sólo fue más baja en junio del año pasado, en pleno conflicto con el campo, cuando apenas llegó a tener el 20 por ciento de adhesiones.

Lejos de ser un consuelo para la Presidenta, hay un dato más llamativo de la encuesta mencionada. Es que la imagen de Néstor Kirchner sí está por el piso. De acuerdo con la citada consultora, la percepción positiva del ex jefe del Estado es la más baja de todo el período kirchnerista: 21 por ciento. Su imagen negativa supera a la de su esposa y se ubica en el 55 por ciento.

Un ejercicio comparativo da una idea más cabal de lo significativo de la caída de los Kirchner. Cuando asumió la Presidencia de la Nación, Cristina Kirchner tenía el 56 por ciento de imagen positiva y apenas el 12 por ciento de opiniones negativas. Hoy su percepción favorable ha descendido a menos de la mitad, en tanto que su valoración negativa se multiplicó por algo más de cuatro.

La caída de Néstor Kirchner desde que le cedió el bastón de mando a su mujer es más franca aún. Tenía en aquel entonces el 65 por ciento de imagen positiva, el triple que en la actualidad, y sólo el 12 por ciento de valoraciones negativas.

Agosto no sólo termina con una fuerte disminución en la imagen de los Kirchner. También muestra, según el relevamiento comentado, un aumento de la inseguridad como preocupación ciudadana, ya que de ser mencionada por el 17 por ciento de la población en julio pasó a ser citada por el 27 por ciento al mes siguiente.

Al mismo tiempo, el Indice de Confianza en el Gobierno (ICG), que mide la Universidad Torcuato Di Tella, cayó a su valor histórico más bajo, ubicándose en 1,11 puntos sobre un máximo de 5, lo cual representa una caída del 10 por ciento en los últimos treinta días. Finalmente, el Indice de Confianza del Consumidor disminuyó en agosto el 3,9 por ciento respecto de julio.

Pese a esta tendencia declinante en la opinión pública sobre quiénes nos gobiernan, el Poder Ejecutivo no se aparta de la lógica del enfrentamiento, ya que en agosto agudizó el prolongado conflicto con el campo, vetando el artículo de la ley de emergencia agropecuaria que disponía rebajas en las retenciones en aquellas zonas bonaerenses afectadas por la sequía, al tiempo que sumó más adversarios al tratar de imponer el tratamiento de la ley de radiodifusión antes de que se concrete la renovación legislativa del 10 de diciembre.

Comentá la nota