Cristina Kirchner va a Africa, en una inusual gira de negocios

Por Lucas Colonna

En la Casa Rosada, Africa es sinónimo de negocios. Lo fue cuando, en febrero, Cristina Kirchner recibió con pompa y protocolo al dictador guineano Teodoro Obiang. Y lo fue cuando, en 2005, Néstor Kirchner invitó a su despacho al polémico presidente de Angola, José Eduardo dos Santos.

Lo será una vez más dentro de 10 días, cuando la Presidenta inicie su primera gira internacional desde que asumió, por el norte del continente, y se encuentre con algunos mandatarios con ropajes dictatoriales.

Entre el 16 y el 22 de este mes, la jefa del Estado recorrerá Argelia, Túnez, Egipto y Libia, cuatro países con los que el Gobierno apuesta a concretar operaciones comerciales en materia energética, alimentaria de genética y biotecnología, entre otras ramas, para superar un volumen de exportaciones que, según las cifras oficiales, ronda hoy los 4000 millones de dólares anuales.

Lo hará acompañada por una comitiva de 70 empresarios y gran parte de su gabinete: el canciller, Jorge Taiana, y el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, entre ellos. Ambos son los ideólogos de la cruzada africana que impera en el oficialismo.

Será esta la primera gira internacional de Cristina Kirchner desde que asumió, lo que concede al continente una relevancia que no han encontrado otras regiones en su agenda exterior.

La primera sorpresa: en Túnez se verá con su actual presidente, Zine el Abidine Ben Ali, que derrocó en 1987 por un golpe de Estado a Habib Burguiba y encabeza uno de los regímenes más despóticos del norte africano. Las organizaciones de derechos humanos señalan que tiene a cientos de presos políticos en la cárcel, que sufren diariamente torturas y malos tratos.

En Libia estará casi seguramente con el primer ministro Muammar Khadafi, que tomó el poder con un golpe de Estado en 1969. Defensor del islam, Khadafi apoyó a diversos movimientos armados que recurrieron frecuentemente al terrorismo contra países occidentales, principalmente contra objetivos estadounidenses. Tal es el caso de la bomba contra la discoteca berlinesa La Belle, frecuentada por soldados estadounidenses en 1986.

¿Por qué hay tanto interés del Gobierno en esa parte del mundo? La explicación oficial de la gira pone énfasis en el anhelo por multiplicar el intercambio de bienes y productos con el continente.

"Aspiramos a diversificar nuestra matriz de exportaciones, y el principal sentido de la gira que está por delante es ése: generar relaciones y negocios con países con los que no ha habido un vínculo sostenido a lo largo de nuestra historia y con los que puede surgir una cooperación Sur-Sur", dijo a LA NACION el vicecanciller, Victorio Taccetti.

La Presidenta estará acompañada por los representantes de unas 70 empresas, en su mayoría pymes, seleccionadas por la Cancillería en cooperación con el Ministerio de Planificación Federal. El presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Juan Lascurain, viajará como garante institucional de los acuerdos que surjan, convocado por De Vido.

Las ventas

La visita empieza el 16, en Argelia. La Presidenta llegará a ese país desde Washington, donde participará de la cumbre del G-20. Se quedará en Argel dos días y tendrá encuentros con las autoridades políticas del país. La Argentina vendió reactores nucleares a ese país y busca potenciar, además, la cooperación espacial, según dijeron fuentes diplomáticas. Según la Cancillería, las importaciones argelinas rondan los 50.000 millones de dólares anuales y en los primeros seis meses de 2008, la Argentina exportó a Argelia 606 millones de dólares. En 2007, el intercambio fue por US$ 765 millones.

La segunda escala presidencial será el 18, en Túnez. Peculiar destino para Cristina Kirchner: se verá allí con el dictador Ben Ali y recorrerá el esqueleto del poder político. Los números muestran un crecimiento en el intercambio comercial. En 2007, se exportó a ese destino por más de 166 millones de dólares y se importó por 12 millones. Lo que va del 2008 arroja un saldo a favor de la Argentina de casi 260 millones.

El 20, la comitiva presidencial llegará a Egipto, donde permanecerá dos días. Ese país ha importado de todo destino en los últimos años unos 33.000 millones de dólares anuales. En el primer semestre de 2008, importó de la Argentina 562 millones de dólares.

La comitiva viajará a Libia el 21, donde permanecerá por apenas un día, ya que el 22 por la noche parte de regreso a Buenos Aires. Las exportaciones argentinas a Libia aumentaron más de un 500% en el período 2002-2007. En 2008 se exportaron 129 millones de dólares. La Cancillería no confirmó aún si la Presidenta tendrá un contacto cara a cara con Khadafi, pero anticipó que sí se verá con la primera línea de su gobierno.

Comentá la nota