Cristina intenta reflotar la Concertación

Cristina intenta reflotar la Concertación
En Villa Dolores, elogió el trabajo en conjunto ante Schiaretti, Giacomino y el anfitrión radical Pereyra.Anunció los fondos para terminar el camino de las Altas Cumbres y la circunvalación de esa ciudad.
Villa Dolores. En su tercera visita a la provincia de Córdoba como presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner se esforzó ayer, en Villa Dolores, en presentar los logros de su gestión y de la de su marido como frutos de un modelo de política de concertación.

Lo hizo al inaugurar un anfiteatro para siete mil personas (que incluye un playón polideportivo) que el intendente de Villa Dolores, el radical K Juan Pereyra, edificó con fondos nacionales y con ayuda del Gobierno provincial. Y lo hizo, además, con los gobernadores de Córdoba, Juan Schiaretti, y de Santiago del Estero, Gerardo Zamora (radical K), el intendente cordobés Daniel Giacomino (Frente Cívico), y varios intendentes radicales que simpatizan con el kirchnerismo escuchando y aplaudiendo todo lo que decía.

"Tenemos un mandato que es el de trabajar juntos –dijo la Presidenta–; este modelo que produce obras, que es inclusivo y que ha logrado que los argentinos recuperemos la confianza en nosotros mismos, no pertenece a un partido político". Y retomando partes del discurso del intendente local (quien llenó de elogios a la jefa del Estado), agregó: "Estas ideas que compartimos con Pereyra, aunque seamos de distintos partidos, son las que compartieron Perón e Yrigoyen, que no son otras que las del pensamiento nacional".

Como un ejemplo de ese trabajo conjunto presentó el aporte de casi 200 millones de pesos para la finalización de 29 kilómetros de la ruta provincial 34 (entre Bosque Alegre y Falda del Carmen), a los que agregó como regalo la construcción de ocho kilómetros más de ruta para la circunvalación de Villa Dolores.

Schiaretti, en la misma sintonía concertadora, también destacó en su discurso la necesidad de que los gobernantes de los distintos partidos trabajen de manera mancomunada. "Así actuamos nosotros con todos los intendentes de la provincia y con el gobierno nacional", afirmó.

Bien y mal sentados. La Presidenta, quien llegó al aeropuerto de Villa Dolores en un avión y desde allí fue acompañada por Schiaretti en un helicóptero de la Gobernación de Córdoba, hasta el teatro griego (a tres kilómetros de allí), evitó de este modo cruzarse con el centenar de productores rurales que protestaron en la ruta 148 contra su modelo agropecuario.

Llegó puntualmente y se ubicó en el escritorio montado de cara al público. A su lado se ubicaron Schiaretti, Pereyra, Zamora, el ministro del Interior Florencio Randazzo; el vicegobernador de Córdoba Héctor Campana; el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli; y el secretario de Legal y Técnica, Carlos Zanini.

En un palco de autoridades montado al costado del escritorio principal se ubicaron el ministro de Salud de la Provincia Oscar González, la esposa de Schiaretti y funcionaria del área social Alejandra Vigo; el intendente de Córdoba Giacomino.

Los que no pudieron sentarse fueron varios vecinos y vecinas que llegaron sobre la hora y, a pesar de que habían pagado entradas de 50 pesos para escuchar a Mercedes Sosa, se tuvieron que quedar parados en la parte más alta y más alejada del pituco teatro griego.

Comentá la nota