Cristina insiste en mantener intactas las retenciones al menos por un año

El bloque K en la Cámara baja está dispuesto a concesiones menores para lograr aliados y extender las facultades delegadas. No tocará el nivel de retenciones
La presidenta Cristina Fernández de Kirchner quiere que las retenciones a las exportaciones del agro queden como están al menos por un año. Así se lo hizo saber ayer por la mañana en la Quinta de Olivos al conductor del bloque oficialista en Diputados, Agustín Rossi, quien intentará que ese deseo se cumpla. Deberá conseguir que la Cámara baja prorrogue las facultades delegadas, que habilitan al Ejecutivo a fijar ese impuesto. Diezmado, el oficialismo está dispuesto a "flexibilizar algunas cosas" para conseguir aliados, aunque en esas concesiones no entrarían ni el plazo ni el nivel actual de las retenciones. Apenas el compromiso de que eventuales intentos de la Casa Rosada para subir esas alícuotas pasarán por el Congreso.

"Podríamos avanzar en una cosa como que el Poder Ejecutivo pueda seguir manteniendo la delegación (de facultades) pero solamente en el caso de que decida bajar esos derechos de exportación y que en el caso hipotético que pudiese decidir subir esos derechos de exportación, tenga obligatoriamente que enviar una ley al Congreso", explicó ayer Rossi. Así, cualquier posibilidad de modificar el nivel de retenciones hacia abajo -el reclamo más escuchado en el sector agropecuario y en diputados de la oposición- seguiría en manos de la Presidenta.

Para ello, según explicó ayer el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, la Casa Rosada deberá "regular" sus "propias fuerzas" y "trabajar con circunstanciales aliados". Actualmente el bloque del Frente para la Victoria cuenta con 111 diputados propios y la posibilidad de sumar entre 14 y 25 aliados. En este último grupo entran desde socios habituales y prácticamente incondicionales del kirchnerismo -como los santiagueños y los pocos radicales K que quedaron en el Congreso-, hasta bancadas que se debaten por estas horas entre acompañar o no, como Solidaridad e Igualdad, de Eduardo Macaluse. Este último se pronunció a favor de una prórroga por un lapso corto, que incluya la segmentación de las retenciones. Esta postura lo ubica lejos de las intenciones del kirchnerismo.

El trabajo para convencer a ese y otros bloques de posibles aliados y asegurarse su apoyo se lleva a cabo no solo en la Cámara, sino también en la Casa Rosada. Según pudo saber El Cronista, Fernández dedica varias de sus reuniones y comunicaciones diarias a ello. Anoche, de hecho, recibió en reserva al diputado electo por la UCR Ricardo Alfonsín. Además, se consagrará esta noche a alinear a los propios (ver página 6).

Luego llegará el momento de dar curso formal a esas intenciones. El kirchnerismo reunirá a la comisión de Asuntos Constitucionales mañana por la mañana. Allí volverá a defender su propuesta e intentará que eventuales aliados acepten acompañar el proyecto concesiones mediante, y que sostengan esa intención firmando el dictamen que luego se debatirá en el recinto, el miércoles 12. ¿Y si no consiguen sumar aliados? "Vamos solos con nuestro proyecto y contaremos los votos en la sesión. Con llegar vivos hasta diciembre nos alcanza", se sinceró una fuente de la primera línea del bloque oficialista ante este diario.

Comentá la nota