Cristina inicia una visita oficial, más política que económica a España

Se reunirá con el presidente José Luis Rodríguez Zapatero y los Reyes. Podría anunciarse un acuerdo con Marsans, pero no habrá encuentros con el grupo empresario CEOE
El viaje que la presidenta Cristina Fernández realizará mañana a España buscará reforzar la relación bilateral en momentos de fuerte crisis económica mundial, pero la agenda de la mandataria será eminentemente política. Aunque habrá algunas reuniones puntuales con empresarios de firmas españolas con presencia en la Argentina, no hay previsto ningún encuentro con las grandes organizaciones patronales del país.

La jefa de Estado llegará a Madrid en la mañana del sábado, pero la mayor parte de las actividades tendrán lugar el lunes, cuando se reúna con el presidente del país, José Luis Rodríguez Zapatero, y los reyes Juan Carlos y Sofía. Viajará acompañada por el canciller Jorge Taiana, el ministro de Planificación, Julio de Vido, el gobernador bonaerense, Daniel Scioli, el jefe de la bancada oficialista de Diputados, Agustín Rossi, el titular de la CGT, Hugo Moyano, y el de la UIA, Juan Carlos Lascurain, y se alojará en el Palacio Real de El Pardo, residencia de los jefes de Estado extranjeros de visita oficial en España. El senador Carlos Reutemann declinó la invitación.

La mandataria aprovechará el domingo para mantener encuentros con directivos de compañías españolas. Si bien las relaciones bilaterales han pasado por momentos de tensión debido al congelamiento de tarifas, la venta de parte de YPF por parte de Repsol al grupo Eskenazi y la negociación acerca del triple play –fusión de los servicios de televisión, telefonía e Internet– y la posible fusión con Telecom en el cual Telefónica tiene mucho interés, ambos gobiernos buscarán limar asperezas e intentar alcanzar acuerdos. Pero no habrá durante la visita, dijeron fuentes oficiales, grandes anuncios en materia económica.

Incluso, no está previsto un encuentro con la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), presidida por Gerardo Díaz Ferrán, aunque sí podría haber encuentros individuales de De Vido y el empresario dueño del grupo Marsans, ya que la intención política es firmar un acuerdo para que la compañía le traspase al gobierno argentino el contrato rubricado con Airbus para la fabricación de 70 aviones para Aerolíneas y Austral y, de esa manera, renuncie a iniciar juicio ante al Ciadi.

Luego de los encuentros privados con los directivos de esas empresas, el lunes Cristina Fernández comenzará su agenda del día con la visita al ayuntamiento de Madrid, donde se reunirá con el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón. A las 14, la mandataria concurrirá al Palacio de la Zarzuela, donde será agazajada con un almuerzo por los Reyes. Luego del convite, Cristina se dirigirá al Palacio de la Moncloa para mantener una audiencia con Zapatero, con quien discutirá en profundidad las consecuencias de la crisis externa y cómo pueden colaborar ambos países en atenuar los impactos. Además, los jefes de Estado rubricarán convenios de cooperación en ciencia y tecnología, y otro sobre colaboración en las celebraciones de los bicentenarios de la independencia de ambos países.

También formará parte de la agenda la visita de Cristina al Congreso español, en el marco de la inauguración del próximo período ordinario de sesiones. Su discurso, se espera, contará con asistencia casi perfecta, y buscará reforzar los vínculos políticos con el país.

El martes, Cristina mantendrá un encuentro con el secretario general para Iberoamérica, Enrique Iglesias, y minutos más tarde participará, junto a Iglesias y a la vicepresidenta del gobierno español, María Teresa Fernández de la Vega, del Foro Tribuna Americana. La visita culminará con una recepción organizada por los Reyes en El Pardo.

En paralelo a la agenda oficial, los representantes de la UIA y la CGT se reunirán con el Consejo Económico y Social (CESE) español para reflotar la vieja idea del Pacto Social.

Comentá la nota