Cristina habría pedido el levantamiento del corte

Según publicó el diario porteño La Nación, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner le solicitó al senador nacional Pedro Guillermo Guastavino que intente hacer gestiones para que antes de fin de año los asambleístas de Gualeguaychú que protestan contra la instalación de Botnia liberen la ruta 136 que mantienen cortada desde hace casi dos años. "Pemo, quiero un regalo para fin de año: la ruta despejada”, le habría dicho la Jefa de Estado al Senador nacional.
La presidenta Cristiana Fernandez, le habría pedido a Guillermo Guastavino, senador entrerriano, en un diálogo que ya es vox pópuli en Gualeguaychú y que se ha confirmado en despachos oficiales, que se hiciera lo necesario para el despeje de la ruta en Gualeguaychú.

Este pedido, parece dejar en claro que después de meses de oscilaciones, el Gobierno está dispuesto a redoblar la ofensiva para que los asambleístas de esa ciudad levanten el corte de la ruta 136, que desde el 20 de noviembre de 2006 mantienen en Arroyo Verde, en protesta por la instalación de la planta de la empresa finlandesa Botnia que se puso en marcha hace un año en Fray Bentos.

Desconfiados, los asambleístas sospechan de varios episodios encadenados, detrás de los cuales -afirman- estaría la decisión del Gobierno de apurar los tiempos y desgastar al corte de ruta como método de protesta. Al encuentro reservado con Guastavino le agregan la publicitada irrupción del abogado y simpatizante cristinista Salvador Rossetti Serra en Arroyo Verde, que el sábado de la semana última intentó, sin éxito, cruzar el puente hacia Fray Bentos.

El propio gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri, habló esta semana de "encapsular" el conflicto por la pastera para "relanzar" las relaciones bilaterales, y recalcó que acompaña la lucha de Gualeguaychú, "siempre en el marco de la legalidad".

Al igual que Urribarri, Guastavino se manifestó en contra de la obstrucción del paso al puente internacional. "Aquí no está en juego la legitimidad, sino la forma en que se reacciona; hay que continuar explorando los caminos del diálogo racional y responsable. Parece ser que la lógica es que, si no me dan lo que pido, decido perjudicar a todos y entonces corto una ruta", dijo el ex vicegobernador.

En el oficialismo reconocen el deseo de la Casa Rosada "de que esto se termine", pero temen provocar la reacción espasmódica en Gualeguaychú. Refiriéndose a este punto, el ex gobernador Jorge Busti, en diálogo con La Nación aconsejó a las autoridades: "Tienen que tener paciencia y dialogar con la asamblea, no echar leña al fuego y provocar así el efecto contrario al buscado", opinó.

Desde la Secretaría de Ambiente, destacan conversaciones con sectores moderados de la asamblea. "Pero siempre ganan los que viven del corte y no quieren negociar nada", se lamentan en el Gobierno.

Comentá la nota