Cristina habló de inseguridad y cargó duro contra los jueces

Daniel Scioli ayer en Pilar, acompañó a Cristina de Kirchner y Florencio Randazzo en un acto en ese partido.

Buenos Aires - El distrito de Pilar - especialmente castigado por el delito- Cristina de Kirchner se atrevió ayer a pronunciarse en su discurso sobre el flagelo de la inseguridad, una delicada cuestión de alta sensibilidad social.

La Presidente enfatizó que si bien «la seguridad es un tema que nos conmueve a todos», «no se hace con leyes más duras y más terribles» porque «los jueces tienen los instrumentos para denegar libertades, para denegar excarcelaciones, y los tienen que ejercer para defender a la comunidad».

En un claro embate contra los magistrados, también pidió a la Justicia que «ponga lo suyo para la construcción de la seguridad de argentinos y bonaerenses».

«La Policía detiene y detiene, y la Justicia libera y libera; necesitamos que cada poder del Estado se haga cargo de construir el valor seguridad», insistió en un acto de obra pública -que compartió con el gobernador Daniel Scioli y el ministro Florencio Randazzo-, además de recalcar que su gobierno «está equipando a las fuerzas de seguridad» pero que «es necesario que el otro poder ponga lo suyo».

La primera mandataria se pronunció así en medio de polémica desatada por la pretensión de Scioli de instalar el debate en torno a una baja en la edad de imputabilidad de los menores, para llevarla a 14 años.

Con el fuerte posicionamiento de ayer, la Presidente pareció salir a cuestionar esa aspiración del mandatario. En sintonía, el ministro de Justicia, Aníbal Fernández, había criticado el lunes a «los charlatanes que venden recetas mágicas y que le mienten a la gente» y habría afirmado que «hay que atacar la causa y no el efecto».

Sin embargo, desde el entorno de Scioli aseguraron que el gobernador no se sintió aludido-. En esa línea, alegaron que la propuesta del mandatario tiene que ver con una reforma más integral, y que el propio ex vicepresidente aclara que una baja en la edad de imputabilidad no es la única solución.

En los últimos días, el asesinato del ingeniero Ricardo Barrenechea en San Isidro desató fuerte malestar y derivó en una nutrida movilización el domingo en ese partido, en reclamo de medidas contra el delito. Fue de la partida Juan Carlos Blumberg, quien incomodara a los Kirchner con masivas concentraciones tras el secuestroy asesinato de su hijo Axel en 2004.

Más allá de este escenario, lo cierto es que con los duros pronunciamientos del gobierno nacional, la iniciativa sciolista parece destinada a naufragar en el Congreso por falta de apoyo del oficialismo. Por de pronto, ayer Scioli se reunió con la procuradora general de la Corte local, María del Carmen Falbo, y con 18 fiscales generales, con quienes evaluó la reforma penal que impulsa el gobierno y las necesidades que tiene ese sector de la justicia. Allí Scioli pidió a los fiscales que se muestren especialmente exigentes a la hora de evaluar las salidas transitorias.

Comentá la nota