Cristina defendió la política energética y criticó “los pronósticos apocalípticos”

Lo hizo durante la apertura de sobres de las empresas que compiten en la construcción de la línea de alta tensión Comahue-Cuyo. Acompañada por Celso Jaque y José Luis Gioja, desestimó una nueva crisis energética en el país.
La presidenta Cristina Fernández de Kirchner instó hoy a corroborar el avance en el plan de obras energéticas que lanzó el Gobierno y criticó a "los agoreros y agoreras" que realizan "pronósticos apocalípticos".

Lo hizo durante el acto de presentación de los antecedentes técnicos de las seis empresas que aspiran a la construcción de una nueva línea de interconexión eléctrica de 500 KW entre Comahue y Cuyo, obra que demandará una inversión de 1.300 millones de pesos.

La Presidenta destacó que esta obra es consecuencia del plan energético lanzado en el 2004, "cuando muchos no creían" en su realización.

Desde esa época "venimos escuchando predicciones apocalípticas" sobre que el país se quedaría sin energía, de parte de "agoreros y agoreras. Tal vez tendremos que acostumbrarnos a esto", dijo Cristina.

"Hemos pasado el momento en que todo se hacía sobre la marcha. Estamos demostrando que se puede pensar en un país diferente y ejecutarlo", dijo la Presidenta.

En el acto realizado en el Palacio de Hacienda también participaron los gobernadores de Mendoza, Celso Jaque; de San Juan, José Luis Gioja; el ministro de Planificación, Julio de Vido; y el secretario de Energía, Daniel Cameron.

En ese encuentro se realizó la apertura simbólica de los sobres que contienen los antecedentes técnicos de las empresas que participan de la licitación para realizar esta obra que financiará en un 30 por ciento San Juan, otro 12 Mendoza, y el resto, la Corporación Andina de Fomento (CAF).

La obra que cuenta con un presupuesto de 1.300 millones de pesos, obtuvo ofertas de empresas como Teltres, la brasileña Alusa, la dupla Elecnor-Cobra, Electroingeniería, la española Teyma Abengoa y Linsa y la sociedad local-española que integran Iecsa, Cartellone e Isolux.

La construcción de la línea de 500 kV entre Comahue- Cuyo, que se proyectó en la decada del 90, recién comenzó a tomar forma en el 2004 cuando el gobierno de Néstor Kirchner decidió llevar adelante el plan de ampliación de las redes de transmisión que acordaron las provincias en el Consejo Federal de Energía.

Las obras comprenderán una línea de 500 kv de aproximadamente 708 kilómetros de extensión que vincula las Estaciones Transformadoras mendocinas Los Reyunos, Gran Mendoza y Agua del Cajón (Neuquén) y sus ampliaciones y modificatorias necesarias.

El inicio de obra se estima en junio de 2009 y la entrada en operación en junio de 2010.

El llamado a licitación incluye los trabajos de ampliación y/o construcción y equipamiento de instalaciones auxiliares, comando y control de las Estaciones Transformadoras existentes y nuevas, así como la provisión, montaje y readecuaciones.

También se licitan, con el mismo pliego, la puesta en servicio de los sistemas de protección y control, operación en tiempo real, medición, medición comercial y telecomunicaciones para la operación de la interconexión de 500 kv.

Comentá la nota