Cristina cruzó a Argibay por la demora en los juicios a represores

Cristina cruzó a Argibay por la demora en los juicios a represores
Reclamó a la Corte que no intente "sacar rédito político" en un debate sobre el sistema judicial. Y acusó a los jueces de cometer "graves e inexplicables errores" en las causas. Argibay había cuestionado la falta de magistrados y de recursos.
La presidenta Cristina Fernández polemizó ayer con la Corte Suprema sobre las demoras en los juicios por violaciones a los derechos humanos durante la dictadura. Cristina pidió a la Corte que "cumpla su rol" y que "no" intente "sacar rédito político" de discusiones sobre el sistema judicial.

Asimismo, la Presidenta acusó a los jueces de cometer "graves e inexplicables errores" en la tramitación de esas causas. "Están demoradas por las constantes chicanas de los jueces", sostuvo.

Lo hizo en respuesta a las críticas de la ministra de la Corte Carmen Argibay quien el jueves cuestionó duramente al Gobierno por la falta de presupuesto y las demoras en la designación de jueces.

A estos reparos de Argibay, la Presidenta contestó que atribuir "la designación de los jueces como un tema que contribuye a la inseguridad, es absolutamente inexacto". Recordó que se "nombraron 300 y pico de funcionarios y magistrados" y que "no hay ninguna causa paralizada porque le falte un juez titular, porque todas las causas si no tienen juez titular, tienen juez subrogante, todas", afirmó.

Cristina dijo que el Congreso, "por iniciativa del Poder Ejecutivo" sancionó leyes para agilizar los trámites de reemplazo de juzgados vacantes, "para que todos los casos estén absolutamente cubiertos".

La Presidenta también respondió a los señalamientos de Argibay y de otros ministros de la Corte sobre la falta de fondos: "(Sobre) la cuestión del presupuesto, creo que el ministro de Justicia fatigó muchos medios de comunicación dando las cifras concretas que tiene el Poder Judicial... Se está haciendo una importante biblioteca, también la morgue, los fondos para la digitalización de la justicia, que es un tema clave también en la agilización" de las causas.

Que la Presidenta dedicara tanto tiempo de su discurso en un acto donde anunció la construcción de una autopista a cuestiones referidas además a la seguridad y al debate sobre la pena de muerte, revelan la importancia que ha ganado la inseguridad como tema de preocupación en la sociedad.

"Yo quiero ir al tema central o a dos temas centrales, que son en materia de derechos humanos y en materia de inseguridad en general frente a los delitos comunes", dijo la Presidenta. Remarcó que "sabemos que las causas de lesa humanidad están demoradas por las constantes chicanas judiciales y por la constante demora de los jueces en tomar resolución. Esto es fácilmente verificable".

Y para fundar su postura, puntualizó que "llegamos al disparate de jueces que intentaron dejar libertad al capitán Astiz justo el día que yo estaba en la ESMA participando con la embajada de Francia en una exposición".

La Presidenta se refirió luego a la "liberación de detenidos que luego vuelven a cometer delitos. "Tenemos una responsabilidad de la Justicia, y esto no es echarle la culpa a otro poder".

Cristina pidió también que los medios de comunicación eviten plantear esta discusión "como una pelea entre un miembro de la Corte y el Gobierno, porque no es así", destacó.

Y finalizó pidiendo que los medios "tengan la hidalguía de abordar el debate en su totalidad", en referencia a que Argibay "planteó que la inclusión social es algo importante que contribuye a la seguridad, con lo que estamos totalmente de acuerdo".

Comentá la nota