Cristina comprometió fondos para productores de la región

Cedió al pedido de que los recursos sean asignados de manera directa al sector. Río Negro y Neuquén recibirán 19 y 8 millones de pesos, respectivamente.

Además, el Senasa flexibilizará las medidas para la comercialización sobre calidad y cantidad que rige hasta el momento para el comercio interno de frutas.

Buenos Aires > El gobierno nacional, a través de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, acordó ayer con las provincias de Río Negro y Neuquén la reasignación de fondos del programa de Modernización Productiva del Plan Frutícola Integral (PFI), para ser destinados de manera directa en ayuda a los pequeños y medianos productores. Serán 19 millones de pesos para Río Negro y cerca de 8 millones para Neuquén.

Además, el Senasa flexibilizará las medidas para la comercialización sobre calidad y cantidad que rige hasta el momento para el comercio interno de frutas.

El anuncio fue formulado al término de una audiencia con la primer mandataria, por el ministro de Agricultura, Julián Domínguez. Del encuentro participaron el gobernador de Río Negro, Miguel Saiz, la vicegobernadora de Neuquén, Ana Pechen, funcionarios y legisladores de ambas provincias, y los dirigentes de la Federación de Productores de Frutas, encabezados por Manuel Mendoza.

Al término de la audiencia presidencial, el ministro Domínguez, junto a Saiz, y demás autoridades y dirigentes, ofrecieron una conferencia de prensa. En la ocasión Domínguez señaló que en respuesta a la solicitud de reasignación de los fondos para el sector, la presidenta "decidió cambiar la asignación de los fondos, atento a la gravedad que afecta a los productores del Alto Valle".

Por otra parte y con relación al segundo tema vinculado a los aspectos de comercialización, destacó que por un año regirá "una resolución transitoria del Senasa, prorrogable, que permite modificar las condiciones establecidas para los estándares de comercialización para el mercado interno, un anhelo que ha sido cumplido para los productores".

En cuanto a la inquietud de los programas Recuperación Productiva (REPRO), anunció que estos tendrán continuidad en el tiempo, de acuerdo a lo resuelto por el ministro de Trabajo de la Nación, Carlos Tomada, en el marco de la audiencia con la presidenta Cristina Fernández.

Conformidad

Manuel Mendoza señaló que las autoridades nacionales "han entendido la problemática" del sector. Destacó en este sentido que "se está trabajando para permitir a los pequeños y medianos productores que representamos llegar la próxima temporada, haciendo hincapié fuertemente en la parte estructural a través del Plan Frutícola Integral".

A su vez, Saiz agradeció a las autoridades nacionales "por haber sabido comprender la problemática de los productores de Río Negro y Neuquén", e indicó: "Seguimos apostando al Plan Frutícola Integral, a la reconversión y a la reestructuración de toda la cadena de comercialización de la pera y la manzana". Subrayó la importancia de todos los esfuerzos destinados a "garantizar la paz social" y la seguridad que los productores, "en esta emergencia, puedan llegar a la próxima cosecha".

En el encuentro, la vicegobernadora de Neuquén, Ana Pechen, reclamó una política de largo plazo -mencionó 10 años- con la participación de todos los actores de la producción.

Se propuso que el 5% de las retenciones tenga como destinatario a los productores y no a los exportadores, como ocurre en la actualidad. En tanto, se deslizó la posibilidad de bajar las retenciones al 2,5% como sucede con los cítricos y con el remanente hacer un fondo para dar respuesta a los requerimientos del sector.

El subsecretario de Desarrollo Económico de esta provincia, Javier Van Houtte, indicó: "Lamentamos que no se pueda aprobar un plan de reformas estructurales, pero como estamos a fin de año y contemplando las necesidades de los productores, se acompañó esta decisión" No obstante, el funcionario afirmó que la provincia va a insistir en que se retome la idea de un plan con "de una mirada a 10 años" para resolver problemas estructurales de la fruticultura y que se destinen los fondos suficientes para cumplir con este objetivo.

Comentá la nota