Cristina y Chávez le ponen punto final al pleito con Techint por Sidor.

El gobierno venezolano admitió la cercanía del acuerdo con Techint. Sería por u$s 1.400 millones, mitad en bonos y mitad cash. Y seguirá la transferencia de tecnología del agro
La comunicación oficial habla de 21 acuerdos firmados entre Cristina Fernández de Kirchner y Hugo Chávez, pero el más importante es el número 22. No se asentó por escrito, pero su gestación llevó 9 meses y está cerca de conocerse: la nacionalización de Sidor. “Estamos a punto de cerrar un trato con el grupo Ternium sobre la compensación que recibirán por la estatización de su filial en el país”, señaló ayer Rodolfo Sanz, ministro de Industrias Básicas y Minería del país caribeño.

El punto final para esta historia de enredos podría anunciarse hoy mismo, con la presidenta argentina en Venezuela; aunque también puede demorarse para la semana próxima.

El precio final sería de u$s 1.400 millones por el 50% de la empresa, quedándose Techint (a través de Ternium) con el 10% y el manejo comercial. Como anticipó El Cronista en su edición del pasado jueves 15, la indemnización se pagará 50% cash (aunque en varias cuotas) y 50% en bonos argentinos, en los que Chávez lleva invertidos u$s 6.500 millones desde 2006. “Durante la extensa reunión que mantuvieron (duró tres horas), Cristina y Chávez pulieron los detalles finales de este acuerdo”, contó una fuente ligada a la negociación.

Hace algunos meses se habían convenido u$s 1.650 millones por el 60% de Sidor, muy lejanos de los u$s 4.000 millones que pidió Techint originalmente. Entre esa pretensión inicial y los u$s 1.400 que se anunciarían, ambas partes cedieron algo. Venezuela desistió de litigar por pasivos ambientales y laborales previos a la nacionalización, Techint de hacerlo ante el Ciadi, y se afirmó la posibilidad de que el grupo ítalo-argentino permanezca con un 10% en Sidor.

Este último aspecto fue clave, ya que le permite a Techint mantener su posición en el área comercial de Sidor. Así, el grupo mantiene su estructura productiva a nivel regional, y Venezuela deja en manos privadas un tema sobre el cual carece de expertise. “Nos conviene a las dos partes que ellos sigan manejando –aunque consultándonos– el área comercial”, explicó un directivo de Sidor.

Siguen los negocios

Por otra parte, los 21 acuerdos bilaterales suscriptos ayer incluyeron desde transferencia de tecnología agroalimentaria argentina hasta cooperación energética (básicamente enfocada en el gas), o la cooperación Aerolíneas-Conviasa para unir Buenos Aires-Caracas mediante una frecuencia diaria. La semana que el mundo estuvo pendiente de la asunción de Barack Obama, los presidentes de la Argentina y Venezuela buscaron demostraron la fortaleza del vínculo entre sus países.

Entre otros acuerdos firmados ayer, se destacan el aporte argentino de tecnología agroalimentaria: genética para el cruce de razas bovinas; selección de semillas y técnicas de producción intensiva. También se firmó la instalación de plantas procesadoras de pescados de río y otras para el tratamiento de semillas de maíz, sorgo, arroz, girasol y frijoles.

Con un intercambio comercial que superó los u$s 3.000 millones en 2008, Venezuela se transformó en el primer comprador de metalmecáncia, maquinaria agrícola o leche en polvo, y pidió más carne (ver columna). En este contexto, ayer se convino realizar una reunión cada tres meses para repasar la agenda bilateral.

En menos de 24 horas, porque a Caracas arribó en la noche del martes, la Presidenta aprovechó también para reunirse con la embajadora argentina en el país caribeño, Alicia Castro. Este encuentro le sirvió de preparatorio para el posterior con Chávez. Una agenda más relajada tuvieron los diputados oficialistas que viajaron en la comitiva oficial: Ariel Basteiro, Edgardo Depetri, Jorge Obeid, Roxana Bertone y Julia Perié. Además del senador nacional Miguel Angel Pichetto y el legislador porteño Juan Cabandié.

Comentá la nota