Cristina, Beder y un ‘canje’ de necesarios respaldos

Si la Presidente cumple con su promesa de incluir en el presupuesto los 500 millones de pesos que pide La Rioja y el Congreso avala esa iniciativa, La Rioja habrá recuperado mas de la mitad del punto de coparticipación que perdió en 1988. Para ‘convencer’ a Cristina, el gobierno local amagó con retirar el apoyo legislativo al kirchnerismo.
Cuando la presidente Cristina Kirchner le dijo al gobernador Luis Beder Herrera que había decidido incluir en el proyecto de ley de presupuesto 2010 los 500 millones de pesos ‘extras’ que está pidiendo La Rioja, el mandatario respiró tranquilo y evaluó que había dado resultado el amague hecho hace unas semanas ante el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, cuando la provincia le avisó que podría retirarle al kirchnerismo su apoyo en el Congreso.

Así fue la estrategia que jugó el oficialismo riojano, cuando apretó el acelerador a fondo y, aprovechando cierta debilidad en el kirchnerismo tras las elecciones de junio, hizo valer su representación legislativa para meterle presión al gobierno nacional.

Es que la Presidente necesita de un Congreso mas o menos favorable y que juegue fuerte para avalar sus iniciativas para lo que resta del año, teniendo en cuenta que la nueva composición parlamentaria, a partir de diciembre, no le será tan favorable porque la oposición ganó varios escaños.

En ese sentido, el gobernador por un lado y los diputados nacionales riojanos por el otro ya le habían dicho al jefe de Gabinete que, si la Nación no incluía los fondos ‘extras’ en el proyecto de presupuesto a enviar al Congreso, La Rioja le iba a quitar el respaldo a la sanción de esa ley. Y en la actualidad, cinco votos menos en Diputados se sienten.

Así fue que, como la necesidad tiene cara de hereje, la Presidente se comprometió a incluir esos recursos y consiguió que el Gobernador se mantenga alineado. Beder ya lo sabía y por eso le pidió a sus diputados que voten a favor la iniciativa que renovó la delegación de facultades del legislativo al Ejecutivo en el manejo de buena parte de los recursos.

Incluso Cristina Kirchner pareció mas dispuesta a que la ministro de Producción, Débora Giorgi, trate de encontrarle una salida al problema de la promoción industrial, que se agota en 2012 y del cual dependen unos 10 mil empleos en medio centenar de fábricas.

Por eso, el gobernador, con cierta dósis de entusiasmo, se fue de la Casa Rosada satisfecho por los resultados de una audiencia que para la provincia era crucial. De hecho, si la inclusión de los fondos extras pasa el ‘filtro’ del Congreso, La Rioja habrá recuperado mas de la mitad del punto de coparticipación que perdió en 1988. Y eso, a esta altura, no es poca cosa.

Comentá la nota