Cristina arbitró en un histórico conflicto entre Paraguay y Bolivia

Cristina arbitró en un histórico conflicto entre Paraguay y Bolivia
La presidente Cristina Kirchner recibió a sus pares de Paraguay, Fernando Lugo, y de Bolivia, Evo Morales, a quienes entregó un documento que puso fin al histórico conflicto limítrofe entre ambos países desatado hace 74 años en la Guerra del Chaco.
En un acto que los tres jefes de Estado compartieron en el Salón Blanco de la Casa de Gobierno, Cristina Kirchner entregó a sus colegas el informe de la Comisión Mixta Demarcadora de Límites Boliviano/Paraguaya-Paraguayo/Boliviana, que rubrica un acuerdo entre ambos países por los conflictos limítrofes que mantuvieron en el pasado.

La Comisión -establecida por el Tratado de Paz, Amistad y Límites del 21 de julio de 1938 que puso fin a la denominada Guerra del Chaco entre Bolivia y Paraguay- está integrada por los delegados de ambas Repúblicas y la Argentina ejerce la Presidencia.

Por ese motivo, Cristina Kirchner fue la anfitriona del encuentro: durante el acto enfatizó que el acuerdo entre Bolivia y Paraguay marca "un momento histórico" y atribuyó la guerra desatada entre ambos países a intereses externos, al señalar que ese conflicto "tuvo olor a petroleo".

En ese sentido, la jefa de Estado celebró la firma del acuerdo que llevaron a cabo Lugo y Morales como "un símbolo de la clausura a la época de los enfrentamientos sin sentido que llevaron agua a los molinos de otros".

"Esa guerra entre Paraguay y Bolivia fue una guerra que tuvo olor a petróleo, como tantas guerras desde aquellas épocas y desde estos tiempos también", advirtió la Presidenta.

Al respecto, recordó la intervención en aquella época del político estounidense Spruille Braden, quien -afirmó- "representaba los intereses también de la Standard Oil Company y luego vino aquí a nuestro país y fue precisamente el ariete más importante en contra de lo que constituyó la campaña presidencial del entonces coronel Perón".

"Como ustedes verán todo hace juego, en la América del Sur, nada es producto de la casualidad", añadió Cristina Kirchner.

En la misma línea, Evo Morales también calificó de "histórico" al acuerdo con su par Lugo y atribuyó el conflicto bélico desatado entre 1932 y 1935 a "algunos ex presidentes" de ambos países.

El mandatario de Bolivia abogó por "un mundo sin guerras y sin intervencionismos" y advirtió que el Estado boliviano "jamás agredirá a otros países, por una cuestión de principios y de búsqueda de la paz".

En ese sentido, proyecto con Paraguay una convivencia "en hermandad y buscando la integración de los pueblos".

A su turno, Lugo, quien llegó al país en medio del escándalo por sus múltiples paternidades, afirmó que ratifica "las líneas demarcatorias" entre ambos países y los límites definitivos establecidos por la Comisión.

El mandatario paraguayo además pidió que "nunca más un pleito de fronteras nos lleve a la guerra" y evitar que "apetencias externas nos enfrenten".

La Guerra del Chaco es considerada por los historiadores como el mayor conflicto bélico americano del siglo XX y enfrentó a unos 250 mil soldados bolivianos y a unos 150 mil soldados paraguayos.

Del acto participaron los cancilleres de los tres países, Jorge Taiana y sus pares de Bolivia y Paraguay, David Choquehuanca Céspedes y Alejandro Hamed Franco, además de gran parte del gabinete de ministros del gobierno argentino.

Comentá la nota