Cristina aprovechó el 25 para hacer más anuncios y repartir subsidios

Cristina aprovechó el 25 para hacer más anuncios y repartir subsidios
En medio de la campaña, cuestionó al clientelismo y destacó los logros del Gobierno.
Sin Néstor, pero con todo su gabinete y varios gobernadores afines, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner participó ayer en Puerto Iguazú del acto por el 199 aniversario del Primer Gobierno Patrio. En un anfiteatro, de espaldas al río Iguazú, atacó a quienes cuestionan al Gobierno por fomentar el "clientelismo político". Sin mencionarlos, afirmó que "a los que hablan de clientelismo yo les digo que no hay mejor remedio para acabar con eso que lograr más calidad institucional, lograr más trabajo para todos los argentinos. Cuando los argentinos tienen trabajo bien remunerado, se acaban esas prácticas", sostuvo enérgica.

En medio de la campaña, se anunció la firma de algunos convenios y la construcción de una línea de media tensión por valor de $ 16 millones de pesos, la ampliación del Hospital Provincial de Pediatría y un paseo en el Hito Tres Fronteras. Además, personalmente entregó varios subsidios, para los bomberos voluntarios, un hogar de niños, para otro hospital, para pequeños productores rurales y para los que organizan la Fiesta del Inmigrante en setiembre.

Cristina, que lució un veraniego vestido verde con zapatos al tono, recordó: "Cuando comenzamos nuestra gestión, hace seis años, casi el 25% de los argentinos no tenía trabajo. Hoy hemos bajado a un dígito y debemos reducirla aún más". Y agregó: "Seguimos manteniendo la ocupación frente a la fenomenal crisis, en un mundo que se desplomó, con dificultades pero enteros, porque ése es el rol de la política y del Estado".

Por problemas meteorológicos, el viaje de Cristina se postergó hasta ayer a media mañana. En el Hotel Sheraton, cerca de las Cataratas, recibió los saludos protocolares y luego se dirigió con la enorme comitiva hacia la Iglesia de la Virgen del Carmen, donde la esperaba el obispo Marcelo Martorell para el Tedéum (ver El sucesor...).

Junto a ella llegaron ministros de su gabinete, a los que se sumaron integrantes de la Corte, el nuncio apostólico Adriano Bernardini; y los gobernadores de Buenos Aires, Daniel Scioli; de Formosa, Gildo Insfrán; de Jujuy, Walter Barrionuevo; y de Chaco, Jorge Capitanich. En Iguazú la esperó el mandatario local, Maurice Closs.

Con más de 30 grados de temperatura y una humedad agobiante, Cristina abandonó el templo al filo de las 14 y en una combi se dirigió hacia la Costanera, a pocos metros de la Triple Frontera. La Presidenta no pasó por alto el arribo de su marido al poder el 25 de mayo de 2003. "Comenzamos a construir un país diferente porque nos habían convencido que era imposible desarrollar un modelo de desendeudamiento y contra la dependencia cultural".

Y le dedicó dos párrafos al menemismo. "Entonces había que convencer a los trabajadores que debían renunciar a sus derechos para recuperar el trabajo perdido, pero sabemos que no hay mejor lucha que lograr un régimen de pleno empleo". Además recordó al ex ministro Domingo Cavallo. Sin nombrarlo, dijo que "al país volvieron más de 600 científicos que fueron corridos por aquellos que decían que debían ir a lavar platos". Al finalizar el acto, Cristina repartió besos y abrazos.

Comentá la nota