Cristina advirtió la posibilidad de una "incorrecta asignación de recursos" en subsidios por hijos

La Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) trabaja en la instrumentación de una nueva libreta nacional de Salud, mediante la cual se realizará un "control y seguimiento de todos los niños del país", anunció la presidenta Cristina Kirchner. La mandataria reconoció una "incorrecta asignación de recursos" del Estado debido a la superposición de planes sociales.
La libreta será parte de los mecanismos de control que utilizará el Estado para la correcta aplicación del nuevo ingreso universal a la niñez, que prevé el pago de 180 pesos por hijo para los trabajadores informales y los desocupados, indicó.

Cristina Kirchner aseguró en la Casa de Gobierno, durante la firma del un convenio para la puesta en marcha del programa de Asistencia Universal por Hijo, que "es preciso tener un registro consistente en esta materia, lo que contribuirá a tener un mapa de la situación de los menores de 18 años".

La jefa de Estado precisó que trabaja en la creación de esa libreta junto a la ANSeS y el ministro de Salud, Juan Manzur, pero no brindó mayores detalles de la iniciativa.

"Este sistema nos proporcionará datos milimétricos. Había un millón de niños indocumentados y, esta medida, los incluirá en lo social y a nivel de identidad. De allí la importancia de la colaboración de municipios y provincias a través de los registros civiles", dijo la Presidenta.

Precisamente, la mandataria reconoció hoy que existe una "incorrecta asignación de recursos" del Estado debido a la superposición de planes sociales, por lo que marcó la importancia de cotejar junto a las provincias el destino de los fondos que girará la Nación por el plan de asignación universal por hijo.

Convocó entonces a provincias y municipios a trabajar "evitar superposición de planes y esfuerzos" porque, en la actualidad, a pesar de existir numerosos planes asistenciales "hay una incorrecta asignación de recursos".

La firma del convenio entre Nación y provincias prevé cruzar los datos de las bases de datos de esas gestiones y las de los municipios a fin de "hacer una correcta administración de los recursos" para que "lleguen a los que tiene que llegar".

Asimismo, la mandataria remarcó que la idea del Gobierno es que el plan "no siga por mucho tiempo", sino que "luego de que pase la crisis mundial" cada vez más argentinos puedan obtener "trabajo en blanco y decente" y no necesiten de ese beneficio estatal.

Durante el acto, el titular de la ANSeS, Diego Bossio, firmó el convenio para poner en marcha las asiganciones por hijo con los gobernadores Celso Jaque (Mendoza), Luis Beder Herrera (La Rioja), Walter Barrionuevo (Jujuy), Juan Manuel Urtubey (Salta) y José Alperovich (Tucumán).

El lunes pasado, el Gobierno había iniciado las firmas del convenio con el gobernador bonaerense, Daniel Scioli, y el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri.

En su discurso, Cristina Kirchner recordó además que en algunas provincias del NEA y NOA hay hasta "un 49 por ciento de niños no cubiertos por ninguna asignación familiar", y por eso sostuvo que el nuevo ingreso familiar "va a significar un importante impacto en toda la economía, porque esto va a permitir consumir más a quienes hoy no lo hacen".

Por otra parte, la jefa de Estado volvió a defender la utilización de fondos del Anses para la aplicación de las asignaciones por hijo y advirtió que "en los `90 se prometieron muchas cosas y nadie preguntó de dónde se sacaba la plata".

Acompañaron a la jefa de Estado los ministros de Desarrollo Social, Alicia Kirchner; de Economía, Amado Boudou; del Interior Florencio Randazzo y de Trabajo, Carlos Tomada.

La asignación, que fue establecida por un Decreto de Necesidad y Urgencia por la Presidenta el pasado 29 de octubre, será abonada a uno de los padres por cada hijo menor de 18 años que se encuentren a su cargo, hasta un máximo acumulable de cinco menores, es decir, 900 pesos.

Comentá la nota