Cristina acepta suspender la Ley de Responsabilidad Fiscal sólo por 2 años

La presidenta vio con buenos ojos el proyecto de Mendoza para aflojar el corset, pero si se limita al 2009 y al 2010.
La situación fiscal de las provincias es difícil y la mayoría terminaría este año con déficit. Por esto, la Nación está dispuesta a enviar un proyecto de ley al Congreso para modificar la Ley de Responsabilidad Fiscal, siempre que se limite a este y el próximo año.

Esta fue la respuesta que recibió ayer el gobernador (quien participó en el acto en conmemoración del atendado de la AMIA), que la semana pasada se encargó de llamar a todos los mandatarios y pedirles su apoyo para elevar a la Nación un proyecto de ley para modificar la norma nacional que apunta al equilibrio fiscal.

La idea, que en principio fue consensuada con, al menos, 15 mandatarios, permitiría mover partidas de gastos de capital para desembolsos corrientes, la emisión de más deuda y cerrar el año con déficit, entre otras cosas.

El tema es que Mendoza se había adelantado y ya tenía dos borradores para presentar, por eso, Celso Jaque los convenció y la semana pasada los 16 mandatarios elevaron el reclamo conjunto.

La respuesta no tardó en llegar, porque ayer, desde el Ministerio de Economía de la Nación, remitieron un correo electrónico a todos los ministros de Hacienda mediante el cual les informaron sobre el proyecto que están dispuestos a enviar al Congreso. En el texto se puede ver que no aceptan que las flexibilizaciones sean en períodos considerados de crisis económicas, climáticas o epidemiológicas. Lo que concretamente quiere Nación es que el corset sólo se afloje este y el próximo año, pero no más de ese tiempo.

En el Ejecutivo se vanagloriaban ayer de ser los autores de la modificación que se enviará en los próximos días al Congreso. Esto sólo si todos los mandatarios están de acuerdo en el proyecto que remitió Nación ayer y que se está estudiando por estas horas.

El plan que se había tramado es modificar la Ley de Responsabilidad Fiscal, una norma que rige desde hace más de diez años y que le pone límites al endeudamiento de las jurisdicciones, para intentar que mantengan una situación presupuestaria balanceada. Lo que concretamente se quiere modificar son los artículos 10, 12, 15 y 19. Los dos más importantes son, por un lado, el 10, que indica que lo que debe pagarse cada año en concepto de cuota de la deuda pública no puede representar más de 15 por ciento de los ingresos corrientes. Y este límite es fácil de traspasar, porque hay viejos vencimientos que se sumarían a los nuevos. Esto es porque la deuda de la provincia, que suma 4.037 millones de pesos, está refinanciada al 2025.

El otro, y uno de los más polémicos, es el artículo 19. Este prohíbe cerrar el año fiscal con déficit financiero. El tema es que ahora una provincia puede cerrar en rojo, pero esa jurisdicción no podrá sumarse al Programa de Asistencia Financiera (PAF) durante el próximo ejercicio. Es decir, si Mendoza cierra el año en rojo, el próximo no podrá contar con los fondos del PAF, esos que este año significaron un desembolso de 33 millones de pesos por mes para la provincia.

El proyecto también propone cambiar el artículo 12 para permitir endeudarse pero para gastos corrientes. El tema es que ahora las provincias pueden tomar créditos pero para capital y lo que necesitan es pagar salarios, insumos y otras cosas. Por último, el 15 fija que se podrá transferir crédito de gastos de capital a corrientes, una medida absolutamente negada en las pautas desde el 2004.

Comentá la nota