Cristiano Romaldo.

Dos golazos del portugués llevaron a los Diablos a la definición en la capital italiana.
Sería negacionista resumir el triunfo del Manchester United en el blooper de Kieran Gibbs. El lateral del 19 años patinó tras el centro de Cristiano Ronaldo y le regaló el 1-0 al coreano Park.

Gibbs quedó conmovido, se advirtió en su semblante, tanto que Wenger lo sacó en el entretiempo, en defensa propia. Así, al pibe le evitaron seguir siendo parte del dolor de los Gunners. Habituados a jugar por abajo, con velocidad en pases largos y cortos, los del Arsenal no padecieron por un problema táctico. Simplemente, fueron vencidos por un potencial superador.

Ferguson, y no es la primera vez que lo hace, dejó a Tevez y Berbatov en el banco. Rooney se tiró a la izquierda y Cristiano Ronaldo más al medio que lo habitual. Aunque el luso es como Messi. Aparece y resuelve con eficiencia por cualquier lado: el 48% de sus incursiones en ataque fueron por la izquierda.

Ronaldo se lució una vez más en un match decisivo, cualidad de los diferentes. Impresionante tiro libre en el 2-0. Para el cuadrito el 3-0: arrancó con un taco a Park y a plena velocidad culminó el contraataque tras la asistencia de Rooney (ver infografía).

Ya desde el 1-0, al Arsenal le resultó imposible la lucha en el medio, aun con la pelota. Y eso que posee recursos para la marca y la salida, con Song, Fabregas y Nasri; también desborde, con Walcott y Van Persie, y calidad, con Adebayor arriba... Pero ni tuvo sensación de gol. El descuento fue un penal por un foul evitable de Fletcher a Fabregas. El inglés recibió roja directa y se perderá la final en Roma, el 27/5.

Resultó tan fuerte lo del Manchester que no da para reprocharle a Ferguson que guardó a Tevez. Cuando el escocés optó por un punta, fue Berbatov. Con todo liquidado no tenía sentido exponer al Apache: una amarilla lo dejaba fuera de la definición.

El Manchester liquidó la serie (4-1 el global) por su capacidad individual y por ser un equipo compensado. Si encima, muestra a Cristiano onfire y contundente, ¿cómo levantaba el Arsenal el 0-1 de la ida?

El campeón tendrá en el Olímpico romano su segunda final al hilo. Llega con buena experiencia (26 partidos sin perder por Champions) y solidez (recibió un gol en los últimos cuatro partidos). ¿Chelsea o Barcelona? "Me gustaría que me dieran el trofeo sin enfrentar a ninguno", dijo Ferguson.

Si con Tevez en el banco lo ganó cómodo, tiene con qué jugar...

Comentá la nota