La crispación entre concejales llegó a Cuestiones de Privilegio cruzadas

Nuevo cruce entre los ediles Laura Ravagni (PJ) y Alejandro Estupiñán (GEN C.C) por un proyecto de informes de la tasa de seguridad.
El oficilsimo se negó a tratarlo y en discusión la concjal disparó el calificativo de "Mamarracho". Estupiñan rechazó la acusación y generó la reaccion desmedida del oficialista Daniel Sastre. Se votaron cuestiones de privilegio para Ravagni y Estupiñan, y no para Sastre quien injurió de parado. Hace menos de un mes los concejales protagonizaron un escandalo en los pasillos. Ahora lo hicieron en plena sesión.

El hecho de preguntar por el destino de los dineros públicos, trae aparejada estas cosas. Ayer se vivió un verdadero escándalo en el Honorable Concejo Deliberante de Florencio Varela, cuando un edil del oficialismo trató de mamarracho al concejal del GEN C.C. La virulencia verbal no terminó a los golpes, pero si con cuestiones de privilegio cruzadas para los concejales Laura Ravagni y Alejandro Estupiñán.

La portada que ilustra estas líneas pertenece al viernes 23 de Octubre de 2009. No hace un mes. Ya lo adelantábamos. Y pasó lo que se esperaba. Ahora se formará una comisión que habrá de juzgar la actitud de los concejales. Serían sancionados o no.

los hechos

El concejal Estupiñán había presentado un pedido de informes al Departamento Ejecutivo para que se informen los movimientos de la tasa de seguridad que pagan todos los contribuyentes desde enero de 2009. El proyecto fue publicado el miércoles pasado por Varela al Día. Cabe consignar que el dinero recaudado es destinado a la reparación y mantención de los patrulleros locales. El problema surge que la información está en manos del oficialismo y los ediles del Frente para la Victoria no ven con buenos ojos que concejales opositores pregunten y encima pidan informes. A todo esto, informes oficiales no hay. La Dirección de Seguridad municipal, organismo que es nexo con la comisión de seguridad de la CGERA y la Secretaria de Economía comunal, no brinda información. Su director, solo da noticias al semanario Infosur y a Clarín Zonal. Asi las cosas nunca se ha publicado un aviso del municipio con lo recaudado y lo gastado. En ese marco el edil Estupiñán presentó un pedido de informes. Ayer en plena sesión Estupiñán solicitó que su proyecto se tratara sobre tablas. Para tal fin el presidente del HCD negó la argumentación de la iniciativa. En ese sentido la edil Laura Ravagni pidió la palabra para hacer observaciones del proyecto de Estupiñán. Se generó la respuesta de este: "Si no me dejan argumentar, que no lo critique" habrían sido las palabras del edil. Ravagni respondió que el proyecto era un mamarracho. Estupiñán, como Zulma Lobato, respondió : "No te lo voy a permitir". El escándalo estaba en puerta. El edil oficialista Daniel Sastre hizo uso de la Gran Fonrouge. Se recuerda al desaparecido ex intendente en sus épocas de CONCEJAL, si, con mayúsculas, hacer uso de la palabra desde su banca y cuando disparaba algún dardo, se paraba. Los taquígrafos solo registran lo que se dice desde la banca, y sentados. Sastre se paró y en defensa de Ravagni acusó a viva voz a Estupiñán de ser un Mamarracho. El edil le pedía que se sentara y la grave imputación la hiciera desde su banca. Pero Sastre no lo hizo. Abusó de esa picardía legislativa para injuriar a un edil al que le han dicho hasta "rengo de mierda". El Diccionario de la Real Academia Española dice sobre la palabra Mamarracho:

1. Persona o cosa defectuosa, ridícula o extravagante.

2. Cosa imperfecta.

3.Hombre informal, no merecedor de respeto.

La imputación, como se ve, es muy grave. Todo por no hacer lugar a un pedido de informes que el sentido común de la gente lo entiende como lógico. La edil Ravagni no acusó a Estupiñán de mamarracho, dijo que el proyecto era un mamarracho por algunas cuestiones de forma. El proyecto pasó a comisión, la sesión siguió su marcha y sobre el final, antes de ser aprobado el proyecto del edil Arellano para intimar a Edesur a reemplazar los transformadores con posible PCB, se analizaron las graves acusaciones. Ravagni pidió que se haga una cuestión de privilegio a Estupiñán y éste reclamó lo propio para con Sastre y Ravagni. Dado que Sastre injurió de parado, no fue posible enviarlo a la comisión, que revisará el escándalo y podría desde suspender a los ediles hasta destituirlos.

Si se hubiese conocido la información oficial que requiere el edil, de las reuniónes de Seguridad de la CGERA, a las que no se invita a los concejales ni a la prensa, esto no hubiese ocurrido. La información es pública y más cuando se trata de dineros públicos.

Comentá la nota