La crisis, la visita de Solá, y el Sauvignon blanc del Eduardo Pulenta

Antes de fin de año, la política está con todo. La visita de Solá, los que le escapan al gabinete, el cura candidato, la movida del PRO... Y una adivinanza en el final... ¿En qué se parecen los peronistas, los radicales, y los gansos?
Si hay crisis, que no se note…” pensó el gordo Julián, mientras picaba los salames Campofrío recubiertos de distintas variedades de pimienta. La semana había pintado con caras largas por la crisis… Así es que había que ajustarse el cinturón.

-Gordo… dónde dejaste el Suvignon Blanc del Eduardo Pulenta que traje la semana pasada… no te lo habrás tomado- inquirió el “Chito” Paredes, que siguiendo sabios consejos de la cocina francesa había dejado el chivito en el patio desde la mañana tomando sol, con todas las especias encima. Antes, había pasado cuarenta minutos masajeándolo con sal gruesa.

-No Chito, lo guardamos… hay que hacer gestos de austeridad… Mirá que hoy vienen todos… Así es que para picar hay salame y queso, y de postre; fresco, batata y naranjas del Mercado Central- amagó Julián, que era el impiadoso ecónomo del grupo y el que cuidaba las finanzas, a pesar de su impronta peronista. Chito lagruimeó un poco por el Sauvignon Blanc, cosecha 2006, impresionante…. Pero se acomodó rápido a la situación y preguntó de nuevo… -¿Y para tomar qué trajimos?- interrogó uno de los dos empresarios del grupo, ya que después de semanas difíciles y caída de ventas se sumó a la mesa “El Ruso”, un autopartista con inquietudes sociales, pero sin exageraciones. –Mirá, si vas a estar exigente sacamos un par de botellas de La Flor, Malbec… y si te bancás, para acompañar, el Armando (el peronista genético del grupo) se trajo de Río Negro unos Merlot de Canale que se dejan tomar muy bien-.

-¡No me hablés de Río Negro, que me hacés acordar a los radicales K! se quejó el Omar. -Dale… si ahora están de fragote juntos- lo torturó el gordo Julián, que estaba de mal humor por la dieta estricta que sigue desde hace dos semanas.

-No… qué fragote- dijo Omar- si Gerardo Morales y el Ernesto se hacen los distraídos. Hablan de unir el partido pero “hasta ahí”- además… hay un dato importantísimo, algo que muy pocos conocen… provocó haciendo gala de sus contactos, e instalando el suspenso sobre la mesa. Los salamines ya habían dado paso al chivito crujiente, pero de frigorífico. Nadie había querido preguntar en Malargüe.

–Parece que el viernes próximo viene Felipe Solá a Mendoza… hay una reunión muy importante, en la que van a estar algunos de los peronistas que participaron de la Concertación, y que se llevan bien con los cobistas, y con el Enrique Thomas, Pardal, y Amtutz- contó el Omar. -¡¡Nooooo!!- saltaron a coro -¡La pelea nacional se mete con todo en Mendoza, también viene Solá! festejaban, mientras el chivito se enfriaba de sorpresa esperando la salmuera con ajitos del Valle de Uco, que sobran por todos lados a falta de mercado y precio conveniente.

-Eso no es nada- siguió Omar, gozando de su momento de gloria- están de rosca para que Cobos pase por la reunión cuando esté terminando, “a saludar”. Parece que Laurita Montero y otros más están armando “cuadros técnicos” para Cobos y los concertadores, cosa de tener “equipo”. Y quieren mostrar todo junto. Yo les aseguro –remató el gordo, que se había ganado los riñoncitos por el dato- que el viernes que viene tenemos en Mendoza la foto Cobos-Solá- ¡Y que se agarren la Cristina y el Néstor con la billetera!- se entusiasmó, después de tomar nota del “faltazo” del Mula al convite radical del viernes, donde Morales, Aguad y el Ernesto Sanz habían “atendido” al oficialismo.

...

El quincho quedó un ratito en silencio mientras medían el anuncio del gordo. Julián seguía deshaciendo presitas, repartiendo un aderezo de laurel, ajo y limón ideal para el chivito.

-Miren… acá en esta provincia, y en este país, lo que pide la gente es gestión, alguien que les haga las cosas, y no una manga de farabutes que no saben ni dónde queda el baño del cuarto piso- dijo el Chito, en el momento auspiciado por la fundación Nobel de la Paz. Y atacó a fondo…

-Acá hay que arreglar con el PRO. Tienen gestión, tienen un plan, tienen apoyo federal y un candidato con muy buena imagen, que es Mauricio Macri- azuzó, mientras se quejaba porque en la cena de los “gansos”, donde estuvieron varios de los diputados nacionales de Macri- el champán se acabó rápido y la cena vino con demora, como vuelo de Aerolíneas. El PRO anda recorriendo la geografía nacional buscando unir a los que están preocupados por la institucionalidad. “Acá ya tenemos la punta de lanza” cerró Chito, como Battaglia en el mediocampo de Boca.

-¡Eso sí que es bien peronista! festejó el gordo Julián, con fina ironía, mientras se apuraba a juntar y sacar la basura, porque LIME no lo hace más, Santa Elena no estaba lista para prestar el servicio, -como reconocieron judicialmente, según los chismes- y el alcalde de capital se hace un nudo para cumplir medianamente con los vecinos. -¡Dale, sacá las bolsas y esperá al camión que pasa rapidito y con pocas luces!- le gritó Julián al “Ruso”.

Chito, que estaba con el ánimo levantisco desde que había leído la fábula de la ranita Ping, textual de Celso a su regreso de Rusia, preguntó… -¿Ché, en qué andan las estrellas del Parque Cívico?-

-Y un poco de todo…- contó Julián, que habla con casi todos los peronistas a lo largo y ancho de la geografía provincial, y en Buenos Aires también, of course. Y se largó con las novedades.

-Para empezar, les cuento que el gobierno está por sumar a un cura de los prestigiosos. El padre Flecha García, que se tomó una especie de “licencia” de los hábitos por un año, ya los asesora en muchos temas sociales y el Celso lo escucha. Lo quieren de candidato en la Legislatura para 2009. También está cocinada la candidatura a diputado nacional de Alejandro Abraham, que si pasa deja a Luis Lobos, el otro “pelado”, al frente de todo en Guaymallén- dijo el gordo, sin repetir y sin soplar. Y siguió: -Además, están buscando reforzar el gabinete con figuras muy fuertes del PJ, con historia y conocimientos en sus áreas. El problema es que los muchachos no quieren agarrar ni a palos- juró –no quieren inmolarse, así es que el “casting” de ministros está durísimo- relató, mientras probaba la ensalada de tomates cherry con albahaca, quesos y aceitunas negras que había guardado desde la semana pasada, por esto de la crisis.

-Además, ya se sabe que se van la tía Tita y Migliozzi antes de fin de año…- Armando lo cortó en seco. –Ché… actualizá… que eso ya lo contaste el último viernes-

-Sí- se defendió el gordo- pero no sabés la pelea que hay por las sucesiones. Los que asumen son de adentro, pero para enterarte más prendé la notebook y leé MDZ- le reconvino.

El “Ruso”, que tiene negocio en Godoy Cruz, tiró otra perlita. –El que está como loco es el Alfredo Cornejo… parece que le están pisando en gobierno un ATN de tres millones de pesos que había conseguido Cobos antes de irse… ¡Y no se lo dan! Tampoco lo pueden usar en otra cosa. Esta ahí, parado en una cuenta oficial sin dividendos… La mano viene dura con los cobistas… acuérdense que el lunes Cristina y De Vido anuncian el plan de la billetera con 71.000 palos para obras- recordó el empresario, mientras buscaba Biletán enzimático en el bolsillo para rendirle honores al chivo sin sufrir del hígado. Además le echó soda al Malbec La Flor, y el Chito lo quería matar…

-Hablando de la obra pública- terció Armando, que había hablado poco- me contaron que en la reunión con el “Chueco”, Jaque y los ministros en Buenos Aires para acomodar los tantos, el Celso empezó a hacer un discurso sobre la obra pública y hasta contó una obrita que había hecho en Laguna del Rosario como ejemplo. Por poco no le dice a Mazzón que se guarde la guita y que Mendoza le iba a prestar… No sabés, lo pararon con la mirada… se lo querían comer crudo…- ventiló, mientras las botellas se apilaban y el Chito le preguntaba en voz baja a Julián si podía destapar el Suvignon Blanc, de Pulenta Estate.

La cena se iba acabando entre la crisis, el presupuesto mendocino, la inseguridad, el uso del fondo anticíclico y las internas. Y para terminar la noche, antes de irse a dormir y después de votar por unanimidad cochinillos a la miel para el viernes que viene con unos buenos genéricos para el espíritu, el gordo Omar se puso la boina blanca –una antigüedad, pero tiene una de Nike que le queda bárbaro- y compartió con el queso y dulce de batata una hipótesis hilarante…

-¿En qué nos parecemos los peronistas, los radicales, y los gansos?- interrogó al grupo. Y antes que nadie le arruinara el instante lo explicó:

-Los peronistas van a una orgía. Llegan a la casa, prenden las luces, abren las ventanas, llaman a las chicas, pelan el vino, la frula y el champú, se sacan fotos, se filman, y lo suben a Facebook y Youtube, y la pasan bárbaro. Los radicales vamos a la orgía, cerramos las ventanas, hacemos una “interna” con las chicas, alguien regatea el precio, armamos una reunión del Comité Provincia para ver quién va primero, y nunca prendemos las luces. Al final pagamos de más, y nos vamos amargados. Los gansos van a la orgía, tampoco abren las ventanas, pero se ponen sus mejores trajes, dejan el coche importado en la puerta, llevan a las mejores chicas, pagan con tarjeta y se van. Después, dicen que fueron a misa!!

El grupete se disolvió de a poco, pensando en la crisis y en las fiestas de fin de año. Uno, muy mal bicho, contó que había espiado la carta que Jaque le va a mandar a Papá Noel para Nochebuena. Pero esa historia, quedará para el próximo asado.

Comentá la nota