El año de la crisis tuvo superávit récord

El resultado fue un 34,7% superior al de 2008 a pesar de que hubo una caída en el intercambio comercial por culpa del terremoto global. La decisión del Gobierno de trabar importaciones fue clave para acumular divisas. Se espera otro año positivo.
Comercio administrado. Moreno trabó compras y Giorgi puso licencias no automáticas.

La balanza comercial argentina registró en 2009 un superávit de casi 17 mil millones de dólares, 34,7% más que el obtenido el año anterior, aunque en un contexto de menos operaciones por la crisis internacional y de caída de las importaciones no tanto por la merma de la actividad económica local sino por la estrategia del Gobierno. El resultado de diciembre fue incluso más favorable: el intercambio de ese mes arrojó un saldo positivo de u$s 1.254 millones, con un crecimiento de 79% respecto de diciembre de 2008.

El INDEC difundió ayer los datos del comercio exterior, que Cristina Fernández había anticipado durante la semana. De los números oficiales se desprende que durante 2009 las exportaciones cayeron 20% y las importaciones, 32 por ciento. Ese descenso desigual fue la clave para permitirle al Gobierno exhibir el octavo año consecutivo de superávit.

En los doce meses del año hubo ventas al extranjero por u$s 55.750 millones (20% menos que en 2008) e importaciones por u$s 38.771 millones (32% menos), lo que arrojó un resultado positivo de 16.980 millones de dólares. El saldo positivo fue el mayor del que tenga registro el INDEC. Hasta el resultado de 2009, el año con mayor superávit había sido 2002, con 16.661 millones de dólares. Entonces la explicación fue la casi nula importación de productos en el momento de mayor crisis económica y social de la Argentina.

Mientras que en el último mes del año las exportaciones totalizaron u$s 4.852 millones contra u$s 4.157 millones de diciembre de 2008, cuando los efectos de la crisis externa se hicieron sentir en la economía doméstica. La suba de un período al otro fue de 17 por ciento. En cuanto a las importaciones, en diciembre crecieron por primera vez luego de doce meses de caídas consecutivas: la suba fue de 4% al totalizar u$s 3.598 millones contra u$s 3.458 millones de diciembre de 2008.

Según la consultora Abeceb, el resultado anual favorable "fue producto de una contracción histórica del comercio mundial, en donde las exportaciones argentinas cayeron fuertemente, aunque menos que las importaciones, que fueron contenidas por medidas de corte defensivo".

La consultora se refirió así a las licencias no automáticas impulsadas por el Gobierno a través del Ministerio de Industria, a cargo de Débora Giorgi, con particular énfasis en los productos originarios de Brasil y China. En la misma línea se inscribió la presión informal ejercida por el secretario de Comercio, Guillermo Moreno, que condicionó a las empresas a importar sólo en la medida que realizaran ventas equivalentes al extranjero. Con ambas medidas combinadas, el Gobierno logró que la contracción en el intercambio comercial se sintiera más en las compras al extranjero que en las ventas.

El INDEC atribuyó la baja anual de 20% en las exportaciones a una contracción simultánea de los precios (14% menos) y las cantidades vendidas (7% abajo). Las mayores caídas en las ventas a otros países se registraron en los bienes de capital, con un descenso de 43 por ciento; le siguieron los rubros de combustibles y energía (24%), manufacturas de origen industrial (14%) y manufacturas de origen agropecuario (10 por ciento).

La caída anual de 32% en las importaciones también se verificó en casi todos los rubros: combustibles y lubricantes (40% menos), bienes intermedios (38%), vehículos automotores de pasajeros (35%), bienes de capital (30%) y bienes de consumo (19%), entre otros.

El mayor volumen de intercambio comercial volvió a concentrarse en el Mercosur, destino del 25% de las exportaciones y origen del 34% de las compras argentinas. Las ventas al bloque cayeron 14% y las importaciones, 35 por ciento.

Comentá la nota