La crisis del transporte detonó una batalla entre el socialismo y el PJ

La crisis que no deja de sacudir a los ómnibus rosarinos detonó ayer un áspero debate político. Desde el Concejo, Osvaldo Miatello (Frente para la Victoria-PJ) no descartó que la administración de Miguel Lifschitz se despache con un pedido de aumento del boleto después de las elecciones del 27 de septiembre próximo.
Y el secretario de Servicios Públicos municipal, Gustavo Leone, le recomendó al edil "que replantee su rol en el Ente del Transporte (ETR) y, si es necesario, que renuncie al cargo de vicepresidente" del organismo. Además, el funcionario desestimó un posible incremento del pasaje.

   Un día después de que Lifschitz advirtiera acerca de que "ninguna" empresa de transporte urbano (municipal ni privada) "está en condiciones de enfrentar el inminente aumento salarial de los choferes de colectivos", Miatello relativizó el mensaje oficial. "El intendente aplica un mecanismo conocido: instala un tema para poder solicitar un aumento de la tarifa tras las elecciones", aseguró a La Capital.

Chicanas. El concejal, que aspira a renovar su banca en el Palacio Vasallo, sustentó su hipótesis de reajuste del boleto en "la crisis del transporte en general, en que Lifschitz no está dispuesto a ceder recursos propios ni a pedírselos a la provincia, y en la falta de certezas sobre la posible llegada de subsidios nacionales".

   Miatello también recordó que "la táctica del municipio no es nueva, porque cada vez que planificó un aumento, utilizó los dos meses previos para plantear el tema y tirar la pelota afuera de la cancha culpando a la Nación" por la magra ayuda financiera al transporte.

   No obstante, el edil respaldó la movida encarada junto a autoridades municipales de la capital provincial, Neuquén, Tucumán, Corrientes, Córdoba y Mar del Plata (que mañana se reunirán en La Feliz) para exigir mayores partidas al secretario de Transporte nacional, Juan Pablo Schiavi.

   "Incluso habría que ampliar esta iniciativa con un frente más sólido en la ciudad. El flanco débil sigue siendo el hecho de que tanto la Municipalidad como la provincia no quieren poner un peso", concluyó el justicialista.

   La réplica, en este caso en boca de Leone, no se hizo esperar: "Miatello es vicepresidente del ente que regula y planifica el transporte rosarino y debe tener una posición mínimamente coherente con el cargo que detenta, más si conoce la realidad del servicio y el impacto de las variaciones en materia de costos o salarios".

   "Si el concejal no quiere tomar el tema con responsabilidad y se limita a un pronunciamiento político con fines electorales, que replantee su rol en el ETR y, si es necesario, que renuncie al cargo de vicepresidente", enfatizó a este diario el funcionario.

   Leone dijo que "es necesario que Miatello se sume a la discusión por más subsidios y no objete la participación municipal en el sistema, que no sólo aporta recursos a través del fondo compensador sino que financia dos empresas (La Mixta y Semtur)".

Sin retoques. Luego hizo hincapié en que el municipio "no evalúa un ajuste tarifario", como había sugerido el edil.

   "El rosarino no puede pagar más que el valor actual del viaje. Sólo dijimos que es imposible afrontar el aumento a los choferes si no llegan los subsidios", agregó el secretario.

   También puntualizó que, "al incrementar el boleto, automáticamente se reduce la cantidad de pasajeros (ya experimentó un descenso del 6 por ciento anual) ".

   "Que Miatello no juegue a dos puntas, porque desde su cargo termina sacando información que después utiliza para pegarle a la Municipalidad", remató Leone.

   Los sensores socialistas se activaron en función del déficit del transporte y la pretensión de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) de un 21 por ciento de suba salarial retroactiva a marzo. l

Comentá la nota