La crisis también llegó a los shoppings

Aunque con cierta demora en relación a otros sectores, a los shoppings también les llegó la crisis. "Este es el primer trimestre donde hay menor cantidad de tickets. Crecemos en ventas nominales, pero no en cantidad de operaciones", detalló Eduardo Elsztain, el dueño de Alto Palermo, la empresa que agrupa al centro comercial de ese nombre, Alto Avellaneda, Abasto, Patio Bullrich y Paseo Alcorta, entre otros.
El empresario tuvo un encuentro con periodistas para presentar el flamante Dot Baires, un shopping en Saavedra (en el cruce entre General Paz y Panamericana), en el que desembolsó US$ 160 millones. "Desde hace 8 o 10 meses veíamos ciertas señales de adversidad y que se venía un momento dificil, pero avanzamos igual. Me hizo acordar a la etapa en la que abrimos Abasto, era complicada para el país", apuntó Elsztain, que siempre buscó alejarse de definiciones que pudieran despertar algo de controversia. "No quiero hablar del Hipotecario", cortó tajante frente a una pregunta de Clarín relacionada con el rol del Anses en sus empresas (con la estatización de las AFJP, el Estado se quedó con entre 1,5% y 2% de las acciones de Alto Palermo).

Aunque se declara "optimista" (faltaban firmar 3 contratos de 150 locales, habrá supermercado y cines en Dot, que enfrentó algunos reparos judiciales), el número uno de los shoppings en el país entiende que "este lugar tendrá la misma sintonía de la economía argentina, ya sea positiva o negativa".

"Hay una situación interna y externa de tanto descreimiento. Los valores de las acciones (de sus empresas, que también incluyen a la agrícola Cresud) están como en 2002, cuando nuestra compañía está mucho mejor que en ese momento", comparó.

Las ventas se están cayendo con más fuerza en los reductos más exclusivos y llenos de marca de lujo (como Patio Bullrich y Paseo Alcorta) que en los shoppings donde la mayor cantidad de clientela proviene de sectores medios. "Las bajas en los mercados financieros afectan más a los consumidores de poder adquisitivo que a los que consumen de acuerdo con lo que tienen en el bolsillo", graficó Elsztain. A las vitrinas en los barrios más acomodados también los afectó la disminución del turismo, que le gusta comprar indumentaria de diseño local.

Los argentinos gastaron casi $ 15.000 millones en shoppings durante 2008. Casi un cuarto de ese total ($ 3.700 millones) se realizó en alguno de los Altos (también están en Rosario, Mendoza, Salta y Córdoba). La firma se quedó con $ 200 millones en concepto de alquileres. La empresa está endeudada en dólares, pero su CEO dice no temer una fluctuación en el dólar.

Comentá la nota