La crisis también derrumba la venta de teléfonos celulares

La comercialización de equipos descendió de 1,8 millones a 947.000 unidades. El mercado ya no crece gracias a la incorporación de usuarios, sino por la renovación de modelos
En 2008, el parque de teléfonos celulares activos ascendió en el país a 31 millones de equipos y los analistas aseguraron entonces que esa cifra se aproximaba al techo.

Las estadísticas parecen indicar que tenían razón: según un informe de la consultora TBI Unit, en base a datos de Aduana, la importación de aparatos cayó un 48% en los primeros dos meses del año, en comparación con igual periodo de 2008, pasando de 1,8 millones a 947.000 unidades.

Los equipos son comercializados tanto por operadoras telefónicas –por cuenta propia o a través de su red de canales–, como por cadenas de electrodomésticos. Y en ambos casos realizan los pedidos en forma ajustada para evitar que se acumulen terminales sin vender, ya que la permanente renovación de modelos convierte en un riesgo al exceso de inventario. Es por eso que en el mercado la importación se toma como un equivalente de las ventas, lo cual permite afirmar entonces que también la comercialización cayó en igual proporción.

El trabajo de TBI Unit recuerda que el periodo comprendido entre 2004 y 2006 fue de expansión y captación de nuevos usuarios de celulares, al tiempo que entre 2006 y 2008 el principal impulsor de las ventas fue el deseo de los usuarios de renovar sus teléfonos.

Nueva pelea

"En 2008 se llegó al límite de penetración, en valores cercanos a 31 millones de líneas activas y se prevé que este año lleguen a 33 millones", dice el informe de la consultora.

Además, destaca que actualmente el desafío de las tres proveedoras del servicio (Claro, Movistar y Personal, junto a Nextel que utiliza tecnología de radio) pasa por quitarse clientes entre ellas y por incrementar el consumo de los que ya tienen en cartera.

El indicador que se utiliza para medir ese hábito es el denominado ARPU (sigla en inglés de ingreso promedio por usuario), pero en el mismo informe se advierte que el objetivo es difícil de alcanzar en este contexto de crisis económica internacional.

Una estrategia para popularizar servicios más onerosos que el básico de transmisión de voz es extender el uso de terminales más sofisticadas, conocidas también como teléfonos inteligentes o smartphones, que hoy integran un parque de 520.000 unidades, el 1,6% de las líneas activas. Pero según TBI Unit, en ese segmento la caída fue del 30 por ciento. Se trata de una categoría similar la de los equipos bautizados de tercera generación (que permiten el tráfico de prestaciones como la videollamada o Internet móvil), que registró una caída de ventas del 34% en el primer bimestre, según el trabajo de la consultora. Se estima que hay unos 640.000 aparatos 3G en servicio, el 2% de las líneas activas.

Además de reducirse la comercialización de terminales, ahora se distribuye entre más fabricantes. "Antes de 2002, las compañías que competían no eran más de cuatro, para luego del crecimiento pasar a ser más de 20, permitiendo actualizarse constantemente en cuanto a tecnología", dice la investigación. "Nokia lidera el mercado con el 33,5%, seguido de Motorola con el 28,6% y Samsung y Sony Ericsson con el 13,6% y el 12,4% respectivamente. Del resto se destacan LG y Alcatel, en ese orden", arroja TBI Unit.

La Internet móvil, otro rubro en el que incursionaron las operadoras de telefonía celular, se aproxima al medio millón de usuarios.

Comentá la nota