Por la crisis, suspenden el proyecto Parque Central Norte

La licitación del espacio verde que uniría las actuales plazas Intendente Alvear, Mitre, Rubén Darío, General Urquiza, Naciones Unidas y el Parque Thays fue cancelado por las dificultades financieras.
La suspensión del proyecto del Parque Central Norte fue el primer gesto del Gobierno porteño a la oposición en el marco del diálogo político, en momentos en que Mauricio Macri busca que la Legislatura le apruebe la colocación de un bono por 700 millones de pesos.

Ante las dificultades financieras que atraviesa la gestión, el Gobierno porteño se vio obligado a suspender la licitación del parque que uniría las actuales plazas Intendente Alvear, Mitre, Rubén Darío, General Urquiza, Naciones Unidas y el Parque Thays, en Recoleta.

La suspensión de esta obra, entre otras, había sido solicitada por la oposición durante la ronda de diálogo impulsada por Macri, a modo de condición para apoyar en la Legislatura los proyectos necesarios para afrontar la difícil situación financiera de la Ciudad.

La cancelación de la licitación por el parque, que será anunciada en los próximos días por Autopistas Urbanas (AUSA), se da en momentos en que el Ejecutivo busca que la Legislatura porteña apruebe un bono por 700 millones para pagarle a proveedores del Gobierno. El macrismo pretende que en la sesión ordinaria del jueves sea tratado el proyecto, que también contempla la emisión de letras por 300 millones de pesos a un año, lo que autorizaría al Gobierno a emitir letras por hasta 365 días.

Días atrás, fuentes legislativas habían anticipado que la suspensión de proyectos como el del Parque Central sería "una de las condiciones" que le pondrían a Macri para aprobarle la emisión de bonos y el presupuesto 2010.

En la reunión que mantuvieron con el jefe de Gobierno, los titulares de los bloques opositores cuestionaron esta obra y también el plan para construir túneles bajo la 9 de Julio, por considerarlos innecesarios frente a las dificultades financieras que afronta la Ciudad. En este sentido, propusieron que los más de 800 millones de pesos que costarían los túneles se usen para ampliar la red de subtes, proyecto congelado, según el Gobierno de la Ciudad, por el brete en que quedó la administración luego de que el Ministerio de Economía nacional no firmara la emisión de deuda pública por 1.600 millones de pesos.

El Gobierno de Macri pretende terminar las obras que ya están comenzadas, pero necesitar para ello de herramientas que le permitan superar la baja en la recaudación que afectó todos los números de su gestión. Por ese motivo, necesitará que en la Legislatura se logre alcanzar la mayor cantidad de consenso posible con la oposición, que continuará siendo mayoría luego del 10 de diciembre.

Comentá la nota