FMI: la crisis será peor de lo previsto

Strauss-Kahn dijo que la reacción internacional no es suficiente; mostró su sorpresa por el caso Madoff
MADRID.- En un nuevo sombrío pronóstico sobre la marcha de la economía mundial, el director del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, anticipó ayer que los efectos de la crisis serán peores de lo previsto, según las proyecciones que el organismo divulgará el mes próximo.

"Las posibilidades de una recesión global están realmente delante de nosotros", afirmó ayer Strauss-Kahn.

"[El] 2009 será un año muy difícil" y sus dimensiones quedarán reflejadas en las proyecciones que el FMI divulgará en enero, "probablemente" peores que las precedentes, añadió el máximo responsable del organismo.

Strauss-Kahn consideró que China podría reducir su ritmo de crecimiento a un 5 o 6%, frente a las anteriores previsiones del FMI publicadas en noviembre, que proyectaban un 9,7% en 2008 y 8,5% en 2009.

Ayer, las autoridades chinas confirmaron las estimaciones del titular del FMI al revelar que la producción industrial tuvo en noviembre su menor crecimiento en casi siete años.

Así, la desaceleración de las economías de los países emergentes, entre ellos China y la India, no compensará la recesión de los países desarrollados, según el director del FMI.

"[Las] perspectivas económicas globales siguen empeorando", dijo Strauss-Kahn. No obstante, señaló que la recuperación podría llegar en 2010, siempre que se lleven a cabo políticas activas que complementen las medidas adoptadas hasta el momento, que consideró insuficientes.

En su opinión, la reacción internacional frente a la crisis es "pequeña, mal inspirada en cuanto a su diseño y dudosa en cuanto a su implantación".

Strauss-Kahn también se manifestó "sorprendido" por el supuesto fraude del corredor de bolsa norteamericano Bernard Madoff (ver aparte)."El problema no es sólo tener nuevas reglas, sino que hay que tener un sistema para ver si en cada país estas reglas se aplican realmente", declaró Strauss-Kahn.

En tanto, los mercados seguían ayer atentos al rescate por parte de la Casa Blanca de las tres grandes automotrices norteamericanas -Ford, Chrysler y General Motors- que naufragó la semana pasada en el Congreso y que ayer aún parecía lejano. El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, afirmó ayer que su gobierno todavía no está listo para anunciar el plan.

Comentá la nota