Por la crisis, el sector vitícola riojano vende hasta un 30 por ciento menos

La crisis ya se siente. Las ventas bajaron un 30 por ciento y los precios un 25 por ciento. Preocupa el mercado interno y los aranceles a las exportaciones
El sector vitícola riojano ya siente el impacto de la crisis internacional y sus coletazos en el país. Las ventas bajaron un 30 por ciento, mientras que los precios tuvieron un fuerte retroceso en las últimas semanas, que en algunos casos alcanzó el 25 por ciento.

El comportamiento del mercado interno, es decir el consumo de vinos en el país, es hoy el principal problema de uno de los sectores más importantes de la economía riojana.

La ventas cayeron abruptamente en las últimas semanas y los especialistas advierten que actualmente ya se está vendiendo un 30 por ciento menos que en años anteriores.

La situación tiene un agravante: los precios. Los principales productores de la Provincia realizan operaciones a valores más bajos de lo habitual, entre un 20 y un 25 por ciento menos que en la vendimia anterior.

Un dato que marca la realidad del sector es que las grandes empresas dejaron de comprar. La clave es que están consumiendo lo que les quedaba en el stock y entonces "la venta para vinos a granel está paralizada", confesó un productor.

Teniendo en cuenta que la vendimia comenzó la semana pasada, el panorama no es muy alentador y puede resentirse para los próximos años.

La conjunción entre las pocas ventas y el valor de los productos hace una mezcla que preocupa en toda la Provincia.

Los especialistas consultados para este informe coinciden en el análisis: el sector vitícola riojano no podrá escapar a la crisis que impactará en todo el país.

"Si las automotrices suspenden personal, lo mismo pasa con las industrias, el campo y la construcción enfrentan su propia crisis, entonces va a existir menos consumo y nosotros lo pagaremos como cualquier otro sector económico del país", destacaron ante la requisitoria periodística.

Exportar

A diferencia de lo que ocurre con otros sectores, en los productores vitivinícolas de la Provincia creen que una buena alternativa es exportar. Una de las ventajas que podrá otorgar la cosecha es la calidad que tendrá la uva.

"La gente que consume vinos de calidad no los dejará de consumir, los productos con valor agregado tendrán más posibilidades", destacaron las fuentes consultadas.

A nivel internacional los precios relativos de los vinos argentinos son muy buenos, a lo que se suma la gran calidad que logran ciertos productos de estas tierras, incluidos los valles productivos de la provincia de La Rioja.

En este sentido, otro elemento alentador es que la producción de la Provincia está diversificada en los mercados a los cuales se destinan los productos.

La Cooperativa La Riojana está exportando a Inglaterra el 37 por ciento de su producción y el 34 por ciento a los Estados Unidos (ver nota con sus autoridades). Pero estos son sólo dos de los 30 destinos que tiene la producción del Valle de Chilecito, con lo cual se abre un abanico de oportunidades.

Los productores creen que una forma de enfrentar la crisis es avanzar en la búsqueda de nuevos mercados internacionales, pero advierten sobre ciertos problemas.

El primero es que el sector continúa con la aplicación de retenciones que superan el 6 por ciento y por ende encarecen la salida de los productos.

En tanto que la devaluación que realizaron otros países terminó por complicar el precio relativo de los vinos argentinos en general.

Es por ello que al igual que otros sectores como los industriales y los automotrices, verían con muy buenos ojos que se produzca una nueva devaluación de la moneda nacional en referencia al dólar.

No hay despidos

Las fuentes consultadas para este informe coincidieron en explicar que "por el momento no hay despidos en las principales plantaciones". Esta información fue ratificada desde la Cooperativa La Riojana.

Sin embargo, nadie puede dar certezas de lo que puede llegar a pasar en los próximos meses en este importante sector de la economía riojana, cuando la recesión comience a sentirse con mayor fuerza.

Vendimia inferior

La semana pasada NUEVA RIOJA publicó un informe en el cual advertía que la producción olivícola riojana había sentido una fuerte baja por el impacto de las condiciones climáticas. Algo muy similar ocurre con el sector vitícola.

Este año la vendimia arrojará resultados un 15 por ciento inferior a lo ocurrido en el 2008. La clave está en que las primeras heladas llegaron al comienzo del ciclo productivo y las últimas demasiado tarde. "Hicieron mucho daño por el momento en el cuál se produjeron las heladas", comentaron algunos de los especialistas consultados para este informe periodístico.

Comentá la nota