Crisis en Salud por la pelea de Saracco con el cuñado de Jaque

Crisis en Salud por la pelea de Saracco con el cuñado de Jaque
El ministro y el subsecretario de Planificación están enfrentados por graves irregularidades y denuncias cruzadas. Tensión.
"Alguno se tendrá que ir". La confesión la hizo de manera descarnada el ministro de Salud, Aldo Sergio Saracco, quien desnudó las diferencias internas que tiene con el subsecretario de Planificación, Ricardo Landete, y que han puesto en crisis a todo el ministerio.

Saracco aseguró, ante los diputados de la Comisión de Derechos yGarantías y ante el fiscal de Estado -Joaquín de Rosas- que el subsecretario no responde a sus órdenes.Landete no es cualquier funcionario, pues es cuñado del gobernador Celso Jaque y desde el inicio de la gestión se menciona como "ministro en las sombras".

Las confesiones del ministro dejaron sorprendidos a todos y ya hablan de "anarquía" en el área.De hecho hay quienes analizan pedir la interpelación de Saracco si la situación no mejora.

En el medio de la disputa hay decenas de denuncias cruzadas, irregularidades y relaciones familiares que influyen en la toma de decisiones. El escándalo tiene su epicentro en la Dirección de Higiene de los Alimentos.

Los empleados de esa repartición denunciaron en la Legislatura irregularidades y malos tratos de parte de los jefes del área.Al mismo tiempo se presentaron denuncias cruzadas en Fiscalía de Estado. El martes Saracco fue a la Comisión de Derechos yGarantías y allí manifestó que Landete no responde sus pedidos.

"Dijo que ha ordenado medidas hace 220 días y otras hace 150 días y que Landete no le hace caso. La situación es preocupante, porque se trata de un ministro al que no le responden sus funcionarios. Yo traté de solucionar esto por respeto a la gobernabilidad, pero no vamos a ser cómplices porque con estos desmanejos lo que está en juego es la salud de la gente.Hay una anarquía en el área", relató Ricardo Puga, presidente de la comisión.

Algunos de los actores en cuestión son Carlos Delamarre y Susana Ortelano, jefes del área Higiene de los Alimentos (responden a Saracco), quienes fueron denunciados por un grupo de empleados. Al mismo tiempo Delamarre denunció a Paola Hervas en Fiscalía de Estado. Se trata de una de las sobrinas de Ricardo Landete que fue acusada de "pedir coimas" en esa repartición, entre otras cosas. Landete, por su parte, inició un sumario a Delamarre y Ortelano.

La lista de influencias sigue.Según explicó Saracco en la comisión, él ayudó a desbaratar un procedimiento irregular en San Rafael en el que también había familiares de Landete involucrados. Según explicó, un empresario del sur se dedicaba a tramitar habilitaciones a cambio de 5 mil pesos.El "gestor" es el suegro de otra sobrina de Landete.

En las investigaciones que se llevan adelante aparecieron decenas de anomalías. Entre otras cosas, se detectaron habilitaciones de negocios falsificadas y actuaciones "extraviadas".Por orden de Fiscalía de Estado, se abrió un armario privado del Ministerio de Salud. En el interior se encontraron expedientes de multas a empresas "cajoneados" supuestamente por algunos funcionarios para beneficiar a comercios.

El tema no es nuevo para el Gobierno.De hecho hace algunas semanas el propio CelsoJaque, según comentaron allegados, se quejó internamente por la situación.

Ayer intentaron bajar el tono a la pelea. "Nunca se llevaron bien, pero eso no les ha impedido trabajar", aseguraron desde Casa de Gobierno sobre Landete y Saracco. Cuando la noticia trascendió, hubo retos para todos por mostrar las peleas internas. "No podemos gastar energía en pelearnos entre no-sotros", aseguran.

Otros son más ácidos. "Saracco se la creyó luego de la exposición pública que tuvo con la gripe A y quiere mostrar poder. Pero se fue de la línea", aseguró un funcionario.

Los diputados testigos de la confesión de Saracco aseguran que debe haber una salida política."La cadena de mando del ministerio está rota; no es normal que pase esto en un Gobierno. El Gobernador es quien debe resolver los conflictos de su gabinete, pero mientras tanto hay un desmanejo en Salud", opinó Luis Petri, del Frente Cívico.

Para Puga las confesiones de Saracco no fueron casuales."Evidentemente tenía la necesidad de que se hiciera público lo que pasa.Lo que denuncia es incumplimiento de los deberes de funcionario público, pero él también está incumpliendo", aseguró.

Ante los legisladores, Saracco parecía resignado frente al poder de Landete.De hecho dijo que no podía mover funcionarios porque dependía de temas políticos que estaban "fuera de su alcance".

Comentá la nota