Por la crisis, los rosarinos recortan sus gastos y compran segundas marcas

Por la crisis, los rosarinos recortan sus gastos y compran segundas marcas

Según una encuesta realizada por la consultora Mec, el 70 por ciento achicó la adquisición de alimentos, artículos de limpieza y esparcimiento. Van por lo "justo y necesario".

La crisis económica impactó fuerte en las familias rosarinas y modificó notablemente los hábitos de consumo en la ciudad. El 70 por ciento de los rosarinos cambió su esquema de compras, cuidando los gastos y recortando la adquisición de productos. El 60 por ciento dejó de buscar bienes de primera línea y empezó a alternar con segundas marcas. El 52 por ciento dijo que ahora compra "lo justo y necesario". Además, hubo fuertes ajustes en salidas y esparcimiento y se priorizan los almacenes de barrio por sobre las grandes cadenas de supermercados.

Los datos surgen de una encuesta de opinión pública efectuada por la consultora Mec, efectuada en octubre pasado entre 343 rosarinos mayores de edad a través de aplicaciones de telefonía móvil.

La recolección de datos se realizó a través de un cuestionario auto administrado estructurado a partir de preguntas de respuesta única y múltiple. Se buscó conocer los cambios en los hábitos de hábitos en los consumidores en relación a alimentos, artículos de limpieza, gastronomía y esparcimiento.

Las respuestas fueron proporcionadas en un 55 por ciento por mujeres y en un 45 por hombres. El grueso (30 por ciento) dijo tener entre 31 y 40 años, y el 25 por ciento entre 51 y 65 años.

Escenario complejo   

Las conclusiones del relevamiento son contundentes: la crisis económica producto de la elevada inflación (en torno al 48 por ciento anual), la devaluación del ciento por ciento, los tarifazos de servicios públicos y los salarios perdiendo más de 20 puntos de poder adquisitivo impactaron fuerte en los hábitos de consumo de los rosarinos.

Los indicadores elaborados por la consultora local no hacen más que ratificar lo planteado durante los últimos meses por empresarios de distintos rubros que operan en la ciudad: el consumo se desplomó por el alza de precios y la caída del poder adquisitivo y generó nuevas conductas en los consumidores.

En ese sentido, ante la pregunta sobre eventuales modificaciones de consumos cotidianos en 2018, el 47,2 por ciento de los encuestados dijo haber cambiado algunos de sus hábitos, cuidando más los gastos. Y el 23 por ciento respondió haber cambiado totalmente los hábitos, con muchas restricciones. Estas dos respuestas suman el 70 por ciento de las réplicas para este apartado.

La segunda consulta giró en torno a modalidades de consumo en torno a alimentos, artículos de limpieza y vestimenta. Allí el 33,5 por ciento sostuvo que alternó las mismas marcas y productos que consumía con otras de menor precio, según las circunstancias. Y el 27,7 directamente dijo que pasó a consumir marcas y productos más económicos. En total, 60 por ciento confesó ajustes en marcas.

Otra pregunta realizada a los encuestados estuvo vinculada a los cambios referidos a diferentes consumos. Allí el 52,8 por ciento de los consultados confió que sólo compra lo necesario y la cantidad justa. Y el 35,6 por ciento apuntó que adquiere sólo aquellos productos que están en promoción, mientras que el 14,3 por ciento mencionó que compra sólo en negocios que tienen cuotas sin interés con tarjeta.

Además, el 10 por ciento adquiere productos de consumo masivo sueltos, a granel. Y el 4,7 por ciento respondió que compra bultos cerrados de mercadería entre varias personas para después dividírsela.

Respecto a salidas y esparcimiento, la encuesta preguntó a los consultados que tipo de estrategias habían aplicado en los últimos meses. Al respecto el 46,1 dijo que sigue saliendo a los mismos lugares pero con menos frecuencia.

El 28.9 por ciento tuvo una respuesta más drástica a esta consulta: contó que va a solo a actividades gratuitas (parques, shows al aire libre), se junta con amigos o la familia en una casa en lugar de salir.

Y el 19,8 por ciento directamente dejó de ir a bares, restaurantes y espectáculos por el alto costo que supone pagar por estas salidas.

Sobre los lugares elegidos para hacer las compras, el 42 por ciento dijo que lo hace en comercios chicos de barrio. Y el 36,4 por ciento en autoservicios del barrio, frente al 54 por ciento que respondió en cadenas de supermercados ante una pregunta que permitía marcar hasta dos opciones.

Coment� la nota