Crisis reduce al mínimo el consumo correntino

Comerciantes, operadores inmobiliarios y responsables de negocios trazaron un panorama difícil para el sector en todos los rubros, hay menos compras desde alimentos a bienes durables.
Un 20 por ciento menos de ventas en los supermercados, cambio de hábito en el uso de las tarjetas de crédito, que hasta hace unos meses se usaban para adquirir bienes durables y rebajas en los costos de alquileres domiciliarios, son indicadores de que la crisis afecta seriamente el consumo de los correntinos.

Carlos Irigoyen, de la Cámara de Supermercadistas de Corrientes, analizó ayer el movimiento económico financiero de los autoservicios locales comparativo al 2008, e indicó que el volumen de ventas por productos disminuyó un 20 por ciento, debido a una consecuente inflación de similares puntos porcentuales en los precios de las mercaderías.

La actividad de los supermercados locales, como en otros rubros comerciales, sufrió el impacto del proceso inflacionario con el incremento de precios en los productos y una consecuente baja del movimiento comercial.

Irigoyen afirmó que las modificaciones en la actividad comercial de los supermercados se caracterizan por las compras direccionadas sobre artículos de primera necesidad y comunicó que hay un mayor uso de tarjetas de crédito para compras de elementos esenciales.

El presidente de la Asociación de la Producción, Industria y Comercio de Corrientes (APICC), Enrique Collantes, confirmó que en el transcurso de 2009, los bienes de primera necesidad le ganaron terreno, en las compras con plástico, a los bienes durables como electrodomésticos y elementos informáticos.

El Víctor Hugo Gómez, vicepresidente de la Cámara Inmobiliaria de Corrientes, señaló que, son casi nulas las operaciones de compra-ventas de inmuebles y los alquileres no logran suficiente demanda.

Comentá la nota