Crisis radical: Para Álvarez Guerrero es sólo una disputa por el 2011

El dirigente radical del sector Orgánico, Juan Pablo Álvarez Guerrero, señaló que la crisis del partido centenario por la oportunidad de la reforma política no contiene una verdadera disputa ideológica sino que discuten quién va a ser gobernador en 2011.
En diálogo con ADN, el barilochense opinó respecto de la polémica suscitada en el seno de la UCR provincial tras la renuncia a la presidencia del bloque oficialista de Iván Lázzeri y la adhesión de varios legisladores a su visión opuesta a los tiempos de la reforma constitucional.

"Que esta fractura se produzca con todo lo que le pasó a la provincia desde hechos de corrupción investigados y la situación económica, y que la fractura sea por una reforma posible sigue siendo un juego de cuestiones prácticas y pragmáticas. No se discute el fondo de la cuestión", señaló Álvarez Guerrero.

Según su opinión el debate generado en el radicalismo provincial se debe a "quién va a ser gobernador en 2011" no encuentra en los reclamos de algunos sectores una "verdadera disputa ideológica".

En este sentido diferenció al sector Orgánico de la UCR por considerar que siempre se basó en un planteo de ideologías "por querer conservar las cuestiones transparentes y republicanas del radicalismo que este Gobierno no tiene".

La crisis del partido también fue analizada por Álvarez Guerrero por dos situaciones previas a la reforma constitucional como la impronta de funcionar como "un partido provincial por fuera del partido nacional", sumado a la visión "ultrakirchnerista" que le otorgó la gestión de Saiz.

Para el dirigente desde la gestión de Saiz la UCR "funciona como un partido provincial, con sus propias estrategias, sus propios candidatos y sin ir junto al partido nacional" cuestión que lo hace entrar en crisis interna.

En segundo término dijo que "esta alineación a ultranza con el kirchnerismo está demostrando que no sirve ni para que nos manden plata, que no es plata que se pide sino que nos deben".

"Toda la estrategia de alinearse con el kirchnerismo en los últimos 6 años no da frutos en la práctica", insistió el barilochense y agregó que el peor error fue "haber entrado" en este vínculo con el kirchnerismo "porque una vez que se metieron, ahora es difícil salir"

Comentá la nota